Dos años y 18 imputados que caben en un solo CD

Cuando el 27 de enero de 2009 Fernando Mellet, Daniel Ponce, Pedro Sánchez Cuerda y José Ignacio de Rojas se sentaron en las oficinas de Mercasevilla ninguno de ellos imaginaba que, dos años después, un CD con el contenido de la conversación que iban a mantener derivaría en un escándalo de corrupción con cinco causas diferentes abiertas y 18 imputados... de momento.

FERNANDO MELLET / Director gerente de Mercasevilla
FERNANDO MELLET / Director gerente de Mercasevilla

Los entonces directivos del mercado central no se andaron por las ramas a la hora de solicitar una comisión de 300.000 euros más otros 150.000 para pagar la instalación eléctrica de la parcela como compensación por la obtención de una subvención de 900.000 euros con la que se crearía una escuela de hostelería. A cambio, La Raza lograría la gestión y explotación de ésta, más «barra libre» en la concesión de nuevas ayudas y la contratación de todos los catering municipales futuros.

En esa charla con las cartas boca arriba, que fue grabada por los empresarios por consejo de una tercera persona para demostrar la existencia del cohecho, ya se esbozan indicios de las diferentes tramas existentes en torno a la sociedad mixta y sus relaciones con dirigentes de la Junta de Andalucía que luego han derivado en las múltiples investigaciones de la juez Mercedes Alaya. Lo más evidente es la solicitud de una comisión, que según la Fiscalía idearon Mellet y Antonio Rivas, aunque los exdirectivos aseguran que es un encargo de más arriba. «La Junta tiene un esquema de funcionamiento muy simple: ‘Yo colaboro con quien colabora'», afirma crudamente Ponce, quien añade que «la Junta nos dice ‘esto es para los niños saharauis', y yo me creo que es para los niños saharauis. Después será para carteles de Felipe González, pero yo me creo que es para los niños saharauis y nos imponen una serie de condiciones».

Aunque tanto el director gerente como su adjunto niegan que ese dinero sea para ellos –«si fuera para Fernando Mellet, para Pedro Sánchez Cuerda o para nosotros cuatro, de puta madre, pero al final dices tú… nos da la subvención y al carajo»–, sus palabras evidencian que manejan la contabilidad de la empresa muy alegremente, como intenta demostrar la investigación por presuntos delitos societarios. «El resto lo podíamos haber camuflado donde ustedes queráis», propone Ponce, quien añade que «todas las empresas, incluso nosotros que tenemos auditorías, sabemos por dónde nos podemos mover... yo tengo que cuadrar mis cuentas».

Sobre otra de las causas abiertas, la presunta venta irregular de suelo, los protagonistas pasan de puntillas, si bien se esboza alguna pista, como la ausencia de una instalación eléctrica adecuada. Así, Ponce dice a los empresarios que «vosotros tendríais que afrontar la ampliación de la potencia y la colaboración con la Junta». Y pese a que faltaba esta infraestructura, Urbanismo concedió a la adjudicataria de los terrenos, Sanma, licencia de ocupación.

Mellet alardea de su influencia con Antonio Rodrigo Torrijos, Alfonso Mir, Manuel Marchena y Domingo Enrique Castaño –a quien llama «Quique»– para «conseguir» favores. «Eso estaba conseguido con Enrique Castaño eh, por razones obvias. (...) con Lipasam no vamos a tener problemas porque es Alfonso Mir y es consejero. Además, con las delegaciones que controla Antonio Rodrigo Torrijos exactamente igual, entre otras cosas porque es consejero nuestro, faltaría más, ahí no debemos tener problema porque está Manolo Marchena...».

Sobre la trama de los ERE, en Mercasevilla y otras empresas, se explayan. Mellet admite que «al conseguidor tengo que pagarle una comisión» y Ponce apunta que la complicidad con la Junta es total. «¿Cuántas empresas públicas de esta ciudad o de este país están haciendo expedientes de regulación de empleo?», preguntó a Sánchez Cuerda, quien respondió «muchísimas». «¿Públicas?», puntualizó el ex director adjunto. «Ah, públicas», comprendió el empresario.


Las claves de las diferentes ramas, en frases

1. «dice que es para los saharauis y será para carteles de felipe»
«De todas las subvenciones que recibimos siempre hay que destinar una especie de impuestos, la Junta nos dice que es para los niños saharauis y yo me lo tengo que creer, luego será para carteles de Felipe González», según Ponce.

2. «El problema es para mí, porque tendré que cuadrar mis cuentas»
«Todas las empresas, incluso nosotros que tenemos auditorías, sabemos por dónde nos podemos mover. Fernando te está a ti quitando un problema que me lo estás trasladando a mí, porque yo tengo que cuadrar mis cuentas», dice Ponce.

3.«Tendríais que afrontar la ampliación de la potencia»
Ponce solicita 150.000 euros más para la instalación eléctrica de la parcela, el mismo problema de los suelos vendidos a Sanma: «Vosotros tendríais que afrontar la ampliación de la potencia y la colaboración con la Junta».

4. «AL CONSEGUIDOR DE UN ERE TENGO QUE PAGARLE UNA COMISIÓN»
Mellet explica lo que es «una práctica habitual». «A mí cuando me consiguen una subvención del tipo ERE yo, por razones obvias, al conseguidor tengo que pagarle una comisión, porque conseguir un ERE no es una gestión sólo mía».