Literatura

Limonada de verano

«El libro de los veranos»Emylia Hall Summa432 páginas, 19,95 euros.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Beth recibe una carta que le informa de que su madre ha muerto. Las líneas van acompañadas de un álbum de recortes titulado «El libro de los veranos» lleno de fotografías y recuerdos que suponen la crónica de los siete veranos de su niñez, que la protagonista pasó en Hungría. Fueron tiempos en los que ella sentía el corazón dividido entre una embriagadora madre húngara y un reservado padre sajón... La llegada de este paquete arrojará el pasado contra su presente como un gong lleno de reverberaciones enterradas. Esta novela supone el debut literario de Hall, que, «paradójicamente», es hija de un artista inglés y una bordadora húngara. Poco importa el material íntimo del que están tejidas estas páginas, porque lo único cierto es que resulta luminoso y adictivo. Se percibe un ajuste de cuentas entre los dos mundos, al tiempo que desea ser un transporte para acercarnos a Hungría, pero con brújula y mapa emocionales.

Amén de lo dicho, es también un libro «de rito de paso», de ingreso en la edad adulta y la asunción de códigos nuevos. Si esa división entre infancia y madurez siempre resulta una detonación, lo es mucho más si tus padres pertenecen a países y culturas distintas, y, más aún, si están divorciados. Este es el engranaje más importante de estas páginas que se leen como una limonada de verano, e indagan la senda trazada por Austen o su coetánea «multiventas» Kate Morton.