La huelga de Metro se calienta

Los trabajadores, reunidos en una concentración, se enfrentaron con la Policía. Los disturbios se iniciaron cuando intentaron entrar a la Asamblea regional

Los trabajadores intentaron cruzar la acera y cortaron la calle mientras los agentes les amenazaron con cargar contra ellos
Los trabajadores intentaron cruzar la acera y cortaron la calle mientras los agentes les amenazaron con cargar contra ellos

Madrid- Habían anunciado que se concentrarían frente a la Asamblea regional y ayer, a las cuatro de la tarde, más de una decena de agentes antidisturbios velaba por que el Pleno que se celebraba en Vallecas transcurriese con normalidad. Más de un centenar de trabajadores de Metro se movilizaron a las puertas del Parlamento autonómico como preámbulo de la huelga que iniciarán el próximo lunes. Podría haber sido una más de las concentraciones que se producen jueves sí y jueves no en la acera de enfrente de la Cámara, en una parcela sin edificar, pero la tensión llegó a tal extremo que, incluso, se produjeron varios enfrentamientos entre empleados de la empresa pública y agentes de la Policía Nacional.Los manifestantes convocados por los sindicatos CC OO, UGT, Solidaridad Obrera, Sindicato de Estaciones quisieron cruzar la calle para quedarse en la acera que da entrada a la Asamblea. Coreando «Espe, espe, especulación», «Fuera, fuera» y «Ladrona, devuelve el dinero del Gürtel», los trabajadores cortaron la calle e intentaron acceder a las instalaciones del Parlamento. La Policía se lo impidió y se vivieron escenas de tensión. Algunos de los empleados de Metro llegaron incluso a sangrar en el transcurso de la contienda, los nervios estallaron en algunos de ellos al observar que los agentes estaban dispuestos a cargar contra la manifestación si no se calmaban los ánimos.Los empleados de la empresa pública se reunieron en la puerta de la Asamblea para protestar por el recorte del 5 por ciento en sus salarios que ha decidido acometer el Ejecutivo que dirige Esperanza Aguirre en los honorarios de los empleados de las empresas públicas de la Comunidad. Querían ver a la presidenta o al consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría. Los trabajadores de Metro quieren que se respeten las condiciones del convenio colectivo que firmaron el año pasado y por eso han convocado tres jornadas de paros de 24 horas para los próximos 28, 29 y 30 de junio. La consejería de Transportes ha decretado unos servicios mínimos del 50 por ciento para evitar que la huelga impida que se pueda desarrollar el servicio, pero los representantes de los trabajadores han anunciado que sólo los van a respetar el lunes. «Seguiremos con la huelga hasta que digan que respetan lo pactado en la negociación colectiva», indicó Teodoro Piñuelas, secretario de UGT en Metro de Madrid en declaraciones a Efe.