Asociaciones de Guardia Civil y Policía piden el complimiento de la ley

Distintas asociaciones y sindicatos de Guardia CIvil y Policía han manifestado que es necesario el cumplimiento de ley y exigen dignidad para las víctimas.

 

Así, La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) ha manifestado su alegría por la derrota definitiva de ETA y ha publicado un comunicado en el que recuerda que cincuenta años de sufrimiento y dolor quedan atrás, y nos acercamos más a un futuro en paz en nuestro país.

Según este comunicado, la satisfacción es todavía más evidente en la Guardia Civil, y en los guardias civiles, que en el resto de la sociedad, y ello por varios motivos: fuimos el colectivo más atacado por los terroristas (casi trescientos guardias civiles, esposas, hijos y familiares fueron asesinados cruelmente y cobardemente) pero también fuimos nosotros quienes ganamos la batalla a los terroristas obligándoles a capitular como hoy han hecho. Los primeros y últimos asesinados por ETA en España fueron valientes guardias civiles; otros compañeros suyos fueron también quienes mandaron a la cárcel a cientos de terroristas y particularmente, en estos últimos cinco años, a todos los jefes y comandos de ETA. Solo les dejamos una salida: la rendición incondicional que hoy intentan adornar con su habitual verborrea.

Técnicamente hablando, para que el fin de ETA sea creíble, los terroristas tienen que entregar el poco armamento y material del que aún disponen, y desmantelar sus estructuras operativas en España y en el extranjero esclareciendo aquellos hechos pendientes. Y lo tienen que hacer únicamente ante las autoridades y FCSE de nuestro país. Durante muchos años ETA quiso doblegar a España, a los españoles y al Estado de Derecho, no lo consiguió, pues solo ante España y los españoles es ante quien tiene que rendir cuentas.

Ahora viene el momento de gestionar la nueva situación, y eso no nos corresponde a los guardias civiles. Pero hay algo que sí podemos hacer en defensa de nuestros intereses y de aquellos que nos precedieron, es exigir que se cumpla la ley, algo tan simple como eso. Nuestra legislación penal y procesal no entiende de Conferencias de Paz, ni de medidas colectivas de perdón, ni de olvidos de sumarios pendientes, ni de tantas barbaridades que escuchamos estos días. Que cumplan la ley.

Tampoco queremos venganza, nunca lo hicimos en estos cincuenta años de sufrimiento, fuimos profesionales y cumplimos las leyes aunque fuera con lágrimas en los ojos y dolor en el corazón pero hoy exigimos que pidan perdón a los guardias civiles y a toda la sociedad por el tremendo daño causado. Y pedimos a nuestros gobernantes y a toda la sociedad que no colaboren ni consientan que ETA y los suyos presenten esta derrota con un triunfo. Ellos lo van a intentar.

La Confederación Española de Policía (CEP) y la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) también han acogido con escepticismo el comunicado hecho público por la banda terrorista ETA este jueves para anunciar el cese definitivo de la actividad armada y han recordado que esto debe pasar a la historia como un proceso con vencedores y vencidos.


El presidente de la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), Alberto Moya, ha reclamado "dignidad"para las víctimas en los pasos que ahora se den porque además está en juego "la credibilidad del Estado de Derecho". "Seremos muy escépticos y muy duros"en la nueva etapa que se abre tras el anuncio de ETA del cese definitivo de su actividad armada.

Moya ha recordado que la historia de ETA es "especialmente dura y triste"para la Guardia Civil debido al gran número de fallecidos por el terrorismo de ETA pertenecientes a este cuerpo, más de dos centenares, y a que anuncia que acaba su "terrorífica actividad"cuando sus dos últimas víctimas en territorio español fueron dos guardias civiles, los agentes Carlos Sáenz de Tejada García y Diego Salva Lezaún, asesinados el 30 de julio de 2009 por una bomba-lapa colocada en los bajos del coche patrulla frente a un cuartel en Palmanova, en el municipio mallorquín de Calviá.

Asimismo, ha recordado que las víctimas del terrorismo merecen que esto acaba con "dignidad"porque sería "muy duro y muy doloroso"para ellas encontrarse a un terrorista en el bar de su pueblo. "Esperemos que no ocurra, porque además estará en juego la credibilidad del Estado de Derecho".

Desde el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) se ha declinado hacer una valoración del anuncio y se ha remitido a un comunicado que hará público de manera conjunta con la AUGC en la mañana de este viernes tras haber escuchado la opinión que se realice desde el Gobierno y desde los principales partidos políticos, según explicó a Europa Press José Manuel Sánchez Fornet, secretario general del sindicato.

Responde a la conveniencia y la necesidad

Por su parte, desde la Confederación Española de la Policía (CEP, su vicesecretario general, Lorenzo Nebrera, ha recalcado que el anuncio de ETA no se produce por su "convencimiento"para cesar en la actividad armada sino que responde a la "conveniencia"y la "necesidad".
"Esta situación no la provoca el convencimiento sino la conveniencia política, ya que busca estar dentro de las instituciones, y por la necesidad creada por la precariedad de su situación límite debido a la actividad de la policía", ha concretado.

Asimismo, ha indicado que este comunicado "pone fin a la coreografía"a la que se ha asistido en los últimos meses y ha resaltado que la banda terrorista "no tiene crédito"para verificar la seriedad de su anuncio.

En este sentido, ha incidido en que para ello se deberían dar "dos pasos incuestionables"como son la entrega definitiva de las armas y el cumplimiento íntegro de las penas para terroristas con delitos de sangre.

Por último, ha reclamado "justicia"para las víctimas, "los verdaderos héroes"de esta historia, que se debe escribir "en términos de vencedores y vencidos".