Una gestión eficiente logra ahorrar diez millones al Ayuntamiento de Salamanca

SALAMANCA- Diez millones de euros. Es lo que pretende ahorrar el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, en el Consistorio salmantino hasta 2015 a través de un Plan de Austeridad que persigue una gestión eficiente, servicios de calidad y una apuesta tanto por la inversión como por el gasto social.

Un documento que consta de 32 medidas concretas para el cumplimiento de tres objetivos: la racionalización del gasto municipal, buscando la máxima eficiencia en su gestión y ejecución; la reducción paulatina del endeudamiento y el cumplimiento estricto de la estabilidad presupuestaria, así como el sostenimiento de los servicios públicos. «Y todo ello», señalaba Fernández Mañueco, «con un compromiso de transparencia en la gestión económica municipal».

Beneficios a corto plazo
El alcalde indicaba que el horizonte de aplicación del Plan es este mandato, si bien los beneficios de varias medidas se apreciarán este año y la gran mayoría repercutirá en el presupuesto municipal de 2013. De hecho, confesó que el objetivo es que el conjunto de iniciativas permita realizar ya en las Cuentas de 2013 un ajuste entre ingresos y gastos de tres millones de euros y llegar a diez a mayo de 2015.

Entre las propuestas anunciadas se encuentra la limitación del incremento del presupuesto de las operaciones corrientes de gastos, que no podrá superar el IPC; el blindaje del gasto social para las personas que más lo necesitan, para los servicios básicos de los ciudadanos; la aprobación de un plan de ahorro y eficiencia para reducir costes energéticos o la centralización de las compras de suministros de material de oficina y equipos informáticos para conseguir mejores ofertas.

Además, el Ayuntamiento revisará los contratos de arrendamiento que tiene suscritos con terceros; encomendará las direcciones de obra a personal municipal para ahorrar contrataciones y prohibirá modificaciones de proyecto de obras adjudicadas, salvo que estén justificadas.

El Plan incluye también, señalaba Fernández Mañueco, la congelación de la oferta de empleo público, la reducción de su sueldo en un 5 por ciento que se aplica desde julio en las nóminas o la fusión de las fundaciones de Saberes y Cultura. Entre las medidas se encuentran, además, la reducción de gastos de protocolo, la congelación de retribuciones de corporativos y de personal eventual, así como la reducción en un 20 por ciento para los grupos políticos municipales en el Ayuntamiento.

 

Medidas para el aumento de ingresos
Para aumentar la recaudación de las arcas municipales, Fernández Mañueco ha apostado por sacar un mayor rendimiento al patrimonio inmobiliario. De esta manera, se va a fomentar la venta o el alquiler del patrimonio que no está siendo utilizado. Además, se finalizarán las cesiones de suelo gratuitas a otras administraciones, salvo cuando sean patentes los beneficios para el municipio. Para incrementar la transparencia, se publicará trimestralmente en la web el resumen de la ejecución presupuestaria.