Los sueldos de la cúpula bancaria suben el doble que los beneficios

El ex presidente de la CAM, Modesto Crespo, dice que tiene la «conciencia tranquila»
El ex presidente de la CAM, Modesto Crespo, dice que tiene la «conciencia tranquila»

MADRID-La crisis no fue un hándicap a la hora de firmar incrementos salariales para las cúpulas directiva de los mayores bancos y cajas de este país. La remuneración media de los consejeros y la alta dirección de las quince entidades con mayor peso en la banca española creció un 48% entre 2004 y 2010, es decir, duplicó la cifra que registraron los beneficios y que, en seis años, no pasaron de un 27%, según un informe de Comisiones Obreras (CC OO). La remuneración media de la dirección se elevó así a la friolera de 300.000 euros.

Las nueve grandes cajas de ahorros de España consintieron que la remuneración de los consejeros repuntara hasta un 80%, cuando el beneficio caía un 7%. En los seis grandes bancos, el sueldo de la cúpula creció un 42%, algo menos que los beneficios, que subieron un 46%. Pero el caso más «sangrante», según José María Martínez, secretario general de Comfia-CC OO, es el de las cajas en apuros: CatalunyaCaixa (CX), Novacaixagalicia (NCG) y la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Según el sindicato, la remuneración media de la cúpula de estas entidades creció un 93%, un 68% y un 94%, respectivamente. CX corrigió ayer la cifra y asegura que no sólo no se produjo un incremento, sino que se registró un retroceso del 21%. En cualquier caso, las subidas salariales no bailaron al compás de los beneficios, que sólo sumaron un 3% en el balance de la entidad alicantina y que se desplomaron un 53% y un 47% en los casos de CX y NCG. Según Martínez, la responsabilidad apunta a la institución que gobierna Fernández Ordóñez, al que ayer le llovió otro palo: «El Banco de España no ha estado fino, debería haber puesto orden pero no quiso, por ser fuerte con los débiles y débil con los fuertes»; apuntó, así que ha de asumir las responsabilidades en cuanto a las retribuciones «porque las conocía». Precisamente, el ex presidente de la CAM, Modesto Crespo, aseguró ayer, en sus primeras declaraciones desde la intervención de la caja, que tiene la «conciencia tranquila».