Alierta aspira al 10% de China Unicom pero enfría nuevas operaciones de expansión

Tras la posible compra de Vivo, la compañía esperará a la próxima reestructuración del sector en Europa 

MEDALLA DE ORO DE LA AMERICAS SOCIETY. El presidente de Telefónica, César Alierta, tras recibir el galardón de la sociedad americana, posa junto a Motta, Segal, Rockefeller y Negroponte
MEDALLA DE ORO DE LA AMERICAS SOCIETY. El presidente de Telefónica, César Alierta, tras recibir el galardón de la sociedad americana, posa junto a Motta, Segal, Rockefeller y Negroponte

El presidente de Telefónica, César Alierta, anunció ayer su deseo de aumentar su participación en China Unicom, cuarta operadora del mundo, del 8,4% actual al 10% antes de que finalice el año, una operación que podría costar cerca de 415 millones de euros. Alierta, que se felicitó del óptimo desarrollo de la alianza que selló en septiembre de 2009 con la compañía china, no descartó nuevos aumentos accionariales a medio plazo. El directivo alabó el esfuerzo realizado por el operador asiático tanto en la integración llevada a cabo por China Unicom como en el desarrollo de la red 3G, y dijo que ahora es el momento de «cosechar resultados» y ganar cuota de mercado. Ambas cuentan con una base de 550 millones de clientes en todo el mundo.En un encuentro con periodistas en Nueva York para comentar la situación de la compañía, Alierta aseguró que, si se materializa el control absoluto sobre el operador móvil brasileño Vivo, no contempla a corto plazo grandes operaciones corporativas ni en Europa ni en Latinoamérica. El primer ejecutivo de Telefónica no quiso valorar de nuevo la oferta que ha realizado por el 50% que posee Portugal Telecom de Brasicel, holding que controla a su vez el 60% de Vivo, a la espera de que la junta de accionistas de la compañía portuguesa se pronuncie al respecto el próximo día 30.Consolidación de operadoras en EuropaAlierta se mostró partidario de una consolidación de operadoras en Europa, pero agregó que Telefónica no va a participar en este proceso. El presidente de la compañía declaró estar satisfecho con el tamaño actual de Telefónica y subrayó, en el caso de Europa, que está «muy bien posicionada» respecto a sus competidores a través de O2 y, sobre todo, tras ganar en Alemania dos bloques de las frecuencias más demandadas, los de la banda de 800 Megahercios (Mhz), dejando fuera a la filial del operador holandés KPN, E-Plus. Respecto a esta compañía, descartó por completo la compra de su rival, aunque dejó la puerta abierta a otro tipo de operaciones comerciales. Esta situación, contando además con el 10% que posee Telefónica en Telecom Italia, sitúa a la multinacional española en una posición privilegiada para afrontar con ventaja la consolidación del sector de las telecomunicaciones que tendrá lugar en los próximos años en Europa. Alierta se mostró muy optimista respecto al futuro del sector, y de Telefónica en concreto, ya que a su juicio «cuenta con una plantilla espectacular», señaló el presidente.