La Junta ya no descarta recortes en educación a la espera del Presupuesto

Sevilla- A la espera de que la Junta de Andalucía presente su nuevo Presupuesto con el ajuste de 2.700 millones de euros, ya han aparecido las primeras voces dentro del Gobierno andaluz que preparan el terreno para lo que hasta hace unas semanas negaban públicamente: habrá recortes en áreas sensibles, como por ejemplo, educación. Los discursos del presidente Griñán en los que aseguraba que «haremos nuestro propio camino» o «demostraremos cómo hay una alternativa a los recortes sin tocar materias sensibles» parecen evaporarse a medida que se adecuan las partidas presupuestarias a la realidad económica.

La nueva consejera de Educación, Mar Moreno, anticipó ayer la estrategia que seguirá el Ejecutivo de PSOE e IU para justificar lo que hasta hace poco negaban: la culpa es de Rajoy. En su primera comparecencia pública para explicar el balance del proceso de escolarización adelantó que «sólo cuando hagamos un análisis global del presupuesto y se produzca esa reformulación, sabremos exactamente los recursos con los que cuenta la educación andaluza y será en ese marco en el que tomaremos una decisión definitiva de las ratios».

Las palabras de Moreno chocan frontalmente con el «Acuerdo por Andalucía» firmado por PSOE e IU para formar el actual Gobierno de coalición. Éste, entre otros aspectos, señala que «defenderemos la inversión en educación como una política prioritaria en el presupuesto»; además, los firmantes se comprometen en «la defensa de las ratios actuales de grupo/alumno ante las amenazas del Gobierno de la Nación».

La consejera de Educación, que participó en las negociaciones con la coalición de izquierdas, descargó toda la responsabilidad en el Ejecutivo central: «La llave del presupuesto de la Junta de Andalucía la tiene el Gobierno de Rajoy».

¿Dónde quedan «las nuevas fórmulas» del Gobierno andaluz para evitar los recortes? De momento, no se conocen y sí las críticas al Gobierno por imponer un objetivo de déficit del 1,5% del PIB que recorta «cuatro veces más la financiación de las autonomías que la del Estado», argumentó la ex consejera de Presidencia.

El actual Presupuesto de la Junta está elaborado con una previsión de déficit del 1,3% del PIB –impuesto por el anterior Gobierno de Zapatero y aceptado por la Junta– y no contemplaba recortes en educación.

Pese a que el Real Decreto de medidas urgentes para la racionalización del gasto en el ámbito educativo no obliga –sólo autoriza– a aumentar las ratios –Galicia y La Rioja han anunciado que no lo harán–, Moreno considera que esta libertad «es una broma de mal gusto». Su argumento: «Es como decirle a alguien que vaya al supermercado y al mismo tiempo le quitan la cartera».
En este sentido, UGT y CC OO emitieron ayer sendos comunicados en los que reclamaban a la Junta que recurra esta norma. El decreto abre la puerta a que en las clases de Infantil y Primaria haya un máximo de 30 alumnos (ahora son 25) y en las de ESO y Bachillerato de 35 y 42, respectivamente.

Grupos de estudiantes toman las calles andaluzas
Protestas ante los bancos, gritos contra el Gobierno central y algún que otro pequeño incidente en las manifestaciones contra los recortes educativos en las capitales andaluzas. En Andalucía, la convocatoria aglutinó a unos cientos de estudiantes. Según los sindicatos, hubo un seguimiento mayoritario en los centros andaluces del paro de diez minutos convocado. El acto central tuvo lugar en Sevilla, donde la Policía Nacional cifró en más de quinientos los participantes, aunque desde el Sindicato de Estudiantes, que convoca las movilizaciones, aseguran que se superó el millar. La concentración más numeroso fue la de Granada. Entre las pancartas, algunas como «Nuestro futuro no se vende, se defiende».