César Jiménez y el banderillero Luis Miguel Collado heridos en la nocturna de Málaga

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

 

 El diestro César Jiménez resultó ayer herido en el segundo festejo nocturno de la Feria de Málaga al igual que el banderillero Luis Miguel Collado que, a las órdenes de Mari Paz Vega, sufrió una cornada de pronóstico "grave"con dos trayectorias de 8 y 12 centímetros.

El subalterno perdió pie en el cuarto cuando trataba de guarecerse en un burladero y el animal lo corneó en el muslo izquierdo, además de provocarle varias contusiones en el ojo y la cabeza.

Según el parte médico facilitado por el doctor Juan Pedro de Luna, sufre una "herida incisa en la unión tercio medio inferior del muslo izquierdo cara interna que interesa piel, tejido subcutáneo y fascia con trayectoria ascendente de 8 centímetros y otra descendente de 12 centímetros que rompe fibras del vasto interno, siendo la exploración neurovascular normal". Asimismo tiene una "contusión en la cara anterior del abdomen siendo la exploración normal; otra en la cara anterior e interna de la tibia derecha produciendo hematoma sobre músculo tibial anterior y una herida incisa en arco superficial izquierdo que interesa piel y tejido celular subcutaneo".

Algo más de fortuna tuvo César Jiménez, también dañado en el festejo. El de Fuenlabrada no pudo escaparse en la faena de muleta al quinto, un astado del que Jiménez reclamó constantemente problemas en la visión. En un descuido, el burel se le arrancó al madrileño y lo arrojó contra el suelo, instante en el que hincó el pitón en la parte posterior de la rodilla derecha para levantarlo de nuevo. Pese al corte y la sangre acumulada en una zona tan molesta como la articulación, terminó con la res antes de pasar por su propio pie a la enfermería.

Tras ser examinado se describió una "herida contusa con arrancamiento de un colgajo de piel de 12 por 8 centímetros en la cara posterior del hueco poplíteo de la pierna derecha que interesa piel, tejido celular subcutáneo y fascia dejando al descubierto estructuras superficiales del hueco poplíteo, y provocando rotura de la aponeurosis poplítea con hernia muscular y hemorragia.; no se aprecia lesiones vasculares ni nerviosas profundas".

En el festejo se lidiaron toros de El Montecillo y uno de Julio de la Puerta (4º), además de dos novillos de Luis Algarra (3º y 6º), Mari Paz Vega, ovación en ambos; César Jiménez, ovación y ovación camino de la enfermería; Jiménez Fortes, ovación y vuelta al ruedo tras petición. Media entrada.

Previamente, por la tarde, con toros de Santiago Domecq (2º como sobrero), de poca raza, salvo el complicado 5º. Enrique Ponce, silencio en ambos; Salvador Vega, oreja y vuelta tras petición; y Alejandro Talavante, silencio y silencio tras aviso. Dos tercios de entrada.

En Torres de Cotillas (Murcia). Toros de Mariano Sanz. José Calvo, silencio y herido en el 4º; Emilio Laserna, silencio y dos orejas, y López Díaz, oreja en ambos. Parte médico de José Calvo: «Herida incisocontusa en el muslo derecho con 2 trayectorias, una ascendente de 30 centímetros hasta el fémur, que contusiona vasos femorales, y otra de 10 centímetros a nivel subcutáneo». De pronóstico «grave».

En Cuenca, astados de Sánchez Arjona, bien presentados y nobles, justos de raza y fondo. Javier Conde, silencio y oreja; Morante de la Puebla, saludos en ambos; y Miguel Ángel Perera, silencio y silencio tras aviso. Más de tres cuartos de entrada.

En Tafalla (Navarra), bureles de Los Recitales, de buena presentación y juego. Antonio Ferrera, ovación y oreja; Oliva Soto, silencio en ambos; y Rubén Pinar, oreja y dos orejas tras aviso, herido en su mano izquierda al entrar a matar al primer toro.

En Ciudad Real, toros de El Quintanar, de juego desigual. Fermín Bohórquez, ovación y palmas; Noelia Mota, vuelta y oreja; y Manuel Manzanares, palmas y oreja. Lleno.