Ecologistas y labradores coinciden en potenciar el cultivo en los montes

AVA cifra en 2,1 millones las pérdidas por los incendios de Valencia y Castellón. Los fuegos se dan por «acotados» y los vecinos de Andilla pudieron volver a sus casas 

Valencia- Cualquiera que haya tenido contacto alguno con un agricultor le habrá oído decir que ellos son los verdaderos ecologistas. La afirmación va acompañada de una acusación directa hacia las cortapisas que se les impone en su día a día y que atribuyen a las ocurrencias de los grupos conservacionistas. Sin embargo, las posturas de unos y otros están más cerca de lo que pueda parecer a simple vista. Ambos coinciden en la necesidad de mantener los cultivos existentes y en favorecer el pastoreo como la manera más natural, a la par que económica, de evitar el exceso de matorrales y ramas secas.

«No me dejan tocar los pinos que rodean mi campo. Ahora he perdido 10.000 kilos de naranja». Eran las lamentaciones de Juan, un vecino de Turís que apuntaba a los colectivos ecologistas como promotores de una legislación demasiado restrictiva. «Mis naranjos también emiten dióxido de carbono a la atmósfera y se pueden aprovechar».

El responsable de Biodiversidad de Greenpeace, Miguel Ángel Soto, aseguró que no están en contra de que existan cultivos en los montes. Es más, reconoció que está demostrado que los paisajes «mosaico», con presencia humana, en los que hay campos cultivados, son más resistentes al fuego. «El gran problema de los montes se soluciona con presencia humana».

Donde más inconvenientes se producen es en los cultivos que lindan con terrenos forestales. Si el agricultor se ve obligado a abandonar durante unos años estos terrenos por falta de rentabilidad y crecen espacios forestales, este terreno será catalogado como monte y, por ello, dejará de ser cultivado. Esta situación, según explicó el secretario general de la Asociación Valenciana de Agricultura (AVA), Juan Salvador Torres, es bastante frecuente puesto que este tipo de cultivos suelen ser «marginales», tales como almendros, olivos y algarrobas, que no dan rentabilidad. «No pedimos la transformación de terrenos forestales, únicamente mantener la catalogación actual».

Con respecto a la ganadería, Torres afirmó que la Generalitat no promueve el pastoreo. En los montes de titularidad privada, la gran mayoría, el propietario no tiene la obligación de permitirlo y en los de titularidad pública, las Administraciones no siempre sacan a subasta la entrada de ganado. Además, resaltó que antes se daban primas si se llevaba a los animales a pastar por los cortafuegos, pero hace años que no éstas no se conceden.

Por su parte, Soto afirma que una de las maneras de disminuir la biomasa de los bosques es utilizando el ganado. De lo contrario está se reducirá por causa de las plagas o de los incendios. También defendió su utilización para la producción de energía.

AVA hizo ayer el primer balance de los daños en la ganadería y la agricultura provocados por los incendios de Andilla y Cortes de Pallás. Afirman que al menos de 850 hectáreas corresponden a terrenos de uso agrícola que se han visto afectados por el fuego y donde el valor de las pérdidas asciende a 12,7 millones. A esta cifra haya que sumar otros 3,5 millones de la ganadería afectada y otros cinco a los desperfectos en las infraestructuras agrarias.
El balance inicial de hectáreas quemadas es de casi 50.000. Los medios aéreos y terrestres continuaban ayer refrescando el perímetro de esas zonas, puesto que se dan por estabilizados, pero no por controlados.

 

Las imprudencias acaban en incendios
La Guardia Civil ha detenido o imputada casi al doble de personas en lo que va año que durante todo 2011. Hasta ahora se ha arrestado a 49 personas acusadas de un delito de incendio forestal, 83,6 por ciento por imprudencia. Es el caso, por ejemplo, del incendio de Andilla. La Guardia Civil detuvo al presunto autor por quemar enseres. No se entregó a las autoridades. La delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, hizo un llamamiento a la prudencia a toda la ciudadanía. Anunció que el viernes se presentará el catálogo de ayudas a los afectados. Por su parte, la Diputación de Castellón anticipará el dinero de las ayudas de 100.000 euros que destinará esta institución para los municipios del Alto Palancia.