Simoncelli no aprende

El italiano volvió al centro de la polémica al derribar a Lorenzo en la primera vuelta. Ganó Ben Spies

Lorenzo y Simoncelli se apresuran para recoger sus motos del suelo y continuar en carrera
Lorenzo y Simoncelli se apresuran para recoger sus motos del suelo y continuar en carrera

Después de intentar ganar, el objetivo principal de los pilotos de MotoGP empieza a ser el de estar en la pista lo más lejos posible de Simoncelli. El italiano tiene un don especial para situarse en el centro de la polémica, un lugar al que volvió en Assen tras derribar a Lorenzo. «Super Sic» no hizo nada estrictamente ilegal en esta ocasión, pero tiene facilidad para ser inoportuno y dificultad para medir el riesgo. Después de las quejas de varios compañeros sobre su agresividad y de mandar al quirófano a Pedrosa en Le Mans, todo lo que hace se mira y se valora especialmente, aunque no esté en contra del reglamento. Ayer, sólo necesitó media vuelta, cinco curvas, para forzar demasiado con los neumáticos fríos. La moto se le fue de atrás y se cayó junto a Lorenzo, que llegaba por detrás: «Ya sé que no tenía intención de tirarme, sólo faltaba», decía Jorge a los que aseguraban que sólo fue un lance de carrera. «Parece que no piensa las cosas. Después de todo lo que se ha hablado veo que no ha aprendido nada, que no cambia», continuaba el máximo perjudicado todavía con la sangre caliente. Todo el mundo sabía que esa quinta curva había que tomarla con cuidado al principio, pero la prudencia no va con Simoncelli, que, al igual que Lorenzo, pudo levantarse y terminar la carrera.

Después del susto, el mallorquín empezó una contrarreloj individual en busca de perder los menos puntos posibles, y lo hizo a un ritmo que le hubiera valido para estar cerca del ganador si no hubiera habido interferencias. No pudo ir más allá del sexto puesto. La gloria fue para Ben Spies, que se estrenó tras sólo un año y medio en la élite. El americano ya mostró un buen ritmo el viernes y ayer aprovechó el lío inicial para hacer el viaje en solitario. Tomó una ventaja cercana a los cuatro segundos, que mantuvo con mucha autoridad. Fue un cara a cara en la distancia con Stoner, que primero intentó acercarse y después se limitó a conservar el segundo lugar. El australiano no ha estado tan fino como en otros fines de semana, pero la caída de Lorenzo le permitió aumentar en 10 puntos su ventaja al frente del campeonato. «Tal y como ha ido todo, estoy contento. Sabíamos que no teníamos el ritmo para estar con Ben. He tratado de alcanzarlo, pero ha sido imposible», explicaba el australiano, al que acompañó en el podio su compañero Dovizioso. El tercer miembro del Team Honda Repsol, Dani Pedrosa, volverá el próximo fin de semana en Mugello. Después de la fractura de clavícula y de dos operaciones para repararla, el catalán regresa a la acción.

El incidente con Simoncelli se produjo en Le Mans y, tras perderse Cataluña, Silverstone y Assen, está a tope físicamente para la cita en la Toscana. Dani vuelve justo en el momento en que la polémica aumenta de nuevo por la última pifia del piloto más temido de la parrilla.