Herencia envenenada

El PP se volcó en la campaña electoral en municipios como Getafe, Leganés, Alcorcón y Aranjuez, donde el PSOE parecía invencible. Juan Soler, Jesús Gómez, David Pérez y María José Martínez lograron entrar en despachos que, como el de Pedro Castro, en Getafe, nunca habían tenido un inquilino popular.

Cuatro de los seis regidores más poderosos del PSM perdieron sus alcaldías en las pasadas elecciones. Todos ellos han dejado las arcas municipales bajo mínimos
Cuatro de los seis regidores más poderosos del PSM perdieron sus alcaldías en las pasadas elecciones. Todos ellos han dejado las arcas municipales bajo mínimos

Desde entonces ninguno se ha movido de su nuevo sillón. Estos cuatro ayuntamientos se encuentran entre los cien más endeudados de España. Y es que, cuando se cumple un mes de la «hazaña» estos cuatro alcaldes, así como Agustín Juárez de Villalba y Miriam Rabaneda de Pinto, se han encontrado ahora con el legado oculto de los antiguos «barones» del PSM: tasas de desempleo y deudas de récord. En algunos consistorios, los números rojos han superado la barrera que permite el Ministerio de Economía y Hacienda para solicitar créditos. En otros, las arcas no tienen suficiente liquidez para pagar las nóminas de este mes. La primera medida de todos ellos ha sido solicitar una auditoría; la siguiente recortar gastos.

Sin dinero para nóminas y con cortes de teléfono
La nueva alcaldesa de Pinto, Miriam Rabaneda, no sabe cómo pagar las nóminas y sobre todo la extraordinaria del verano. El PSOE dejó en las arcas sólo medio millón de euros para gasto corriente y los gastos previstos en este mes en sueldos y suministros superan los cinco millones de euros. El recién investido regidor de Collado Villalba, Agustín Juárez, ya ha iniciado una estricta política de restricciones porque con unos 100 millones de deuda municipal, heredada de José Pablo González, el último alcalde del PSOE en el noroeste de la región, es posible que no pueda solicitar créditos. En esta misma situación se encontrarían David Pérez en Alcorcón y María José Martínez en Aranjuez, ya que el Ministerio de Economía y Hacienda ha prohibido aumentar la deuda a los ayuntamientos cuyos números rojos superen el 75% de los ingresos.

El 22 de mayo seis candidatos del PP lograron dar un vuelco histórico en municipios en los que el PSOE parecía invencible. Conquistaron seis de los ocho bastiones socialistas en la Comunidad. Sólo los alcaldes de Parla y Fuenlabrada resistieron. En Getafe, Leganés, Pinto, Villalba, Aranjuez y Alcorcón, a la euforia de la victoria le ha seguido en sólo unos días una preocupación «que quita el sueño», dicen sus nuevos regidores.«Sabíamos que la situación era mala, pero no imaginábamos que era tan grave», coinciden todos ellos un mes después de los comicios. La primera medida que han puesto en marcha ha sido encargar una auditoría externa que determine el estado actual y sobre todo real de la economía municipal. Como oposición no accedían libremente a las cuentas y menos aún a las negativas. Por eso este verano lo pasarán sentados en sus despachos, junto a la calculadora para sanear urgentemente las arcas.

El caso de Pinto es quizás uno de los más críticos e «indignantes», aseguran desde el nuevo Gobierno local. Los primeros cálculos dicen que la deuda a proveedores asciende a 30.246.950 euros y los correspondientes a los pleitos por impagos supera los 27 millones. «La situación es de tal gravedad que, según nos han comunicado los técnicos municipales, las transferencias del Estado al Ayuntamiento (sobre los 4 millones de euros) están embargadas», explican. La compañía telefónica ONO ya ha amenazado con cortar la línea municipal a causa de una deuda de 90.000 euros. Y pese a todo esto, 48 horas antes de marcharse, el ahora ex alcalde Juan José Martín Nieto, aprobó el pago de 160 mil euros en concepto de indemnizaciones a tres directivos de la empresa municipal de limpieza. Tal cantidad se devengó de la partida para las pagas extraordinarias del verano.