El ministro de Interior libio dimite e insta al Ejército a unirse al pueblo

El ministro de Interior libio y general del Ejército, Abdul Fatah Yunis, anunció hoy su dimisión mientras hasta ocho embajadores hacian lo mismo

El ministro de Interior libio y general del Ejército, Abdul Fatah Yunis, anunció hoy su dimisión e instó a las fuerzas armadas a unirse al pueblo en su lucha por sus legítimas demandas, según la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

 En un comunicado que leyó en una grabación difundida por el canal qatarí, con uniforme y sentado en la mesa de lo que parece ser su despacho, el ministro dijo que se une a "la revolución del 17 de febrero".

 "El bombardeo contra la población civil es lo que me ha hecho unirme a la revolución, nunca imaginé que íbamos a llegar a disparar contra la gente".

Yunis aseguró además que la Libia del líder, Muamar el Gadafi, "se ha desmoronado"y que el régimen ha "traicionado a la revolución".

"Expreso mi fe en las demandas del pueblo y en su legitimidad", dijo el general y subrayó que "las Fuerzas Armadas deben estar al servicio de la gente".

Yunis era uno de los más estrechos colaboradores de Gadafi y formaba parte del movimiento de los entonces coroneles que, junto a él, llevaron a cabo un golpe de Estado para acceder al poder en 1969.

Su dimisión se produce después de que Gadafi afirmara hoy en la televisión libia que no abandonará el poder y que está "dispuesto a morir en Libia"y a combatir a "las ratas que crean los disturbios"hasta la "última gota"de su sangre.

Por lo menos ocho embajadores de Libia han presentado en las últimas horas su renuncia, disconformes con la represión de las protestas populares contra el régimen de Muamar el Gadafi, informó hoy la cadena catarí de televisión Al Yazira.

Diplomáticos

Los diplomáticos que han dejado sus puestos son los jefes de las misiones libias en Estados Unidos, Polonia, India, Indonesia, Australia, Malasia, Australia y el embajador ante la Liga Árabe, con sede en la capital egipcia.
La cadena entrevistó a uno de ellos, el embajador libio en la India, Ali el Essawi, quien denunció que Trípoli "está ocupada por mercenarios"y se está utilizando al Ministerio de Asuntos Exteriores "contra los libios".
"Están haciendo cosas terribles contra la gente", agregó el diplomático, refiriéndose al uso de la fuerza de la policía y del Ejército contra los participantes en las manifestaciones que estallaron el pasado 17 de febrero.
"Gadafi debe renunciar para que se pare este baño de sangre. No tiene ninguna legitimidad", agregó el ahora exembajador libio en Nueva Delh