Reino Unido quiere bodas gays en las iglesias

El matrimonio, tal y como lo entienden los ingleses, va a dejar de ser considerado muy pronto tan sólo una unión entre un hombre y una mujer. El Gobierno británico planea presentar esta semana una reforma legislativa que, entre otras cosas, permitirá a las parejas del mismo sexo pronunciar sus votos en lugares de culto

.
.

El cambio histórico pondrá fin a la definición legal del matrimonio y permitirá, por ejemplo, a un hombre homosexual llamar a su compañero marido y a una lesbiana a su compañera esposa.

Las uniones civiles en Reino Unido se legalizaron en 2004 cuando se confirió a los gays derechos casi idénticos a los que se otorgaban a los heterosexuales con respecto a la herencia, pensiones y asuntos relacionados con los familiares más próximos. Sin embargo, la actual normativa se considera una «opción de segunda clase» por muchos colectivos.

Con la propuesta que planteará el Ejecutivo de coalición, las parejas del mismo sexo podrían celebrar bodas tradicionales tanto en las oficinas de registro civil como en otros escenarios hasta ahora prohibidos, como los centros religiosos –iglesias, sinagogas y mezquitas–.

Aunque el Ministerio de Igualdad, promotor de la iniciativa, no ha ofrecido aún muchos detalles, según la Prensa inglesa, en estas uniones se podrían incluir también himnos y lecturas de textos sagrados.

Los cuáqueros británicos (un grupo religioso que se desligó del protestantismo y a los que guía el Espíritu Santo)son partidarios de oficiar uniones del mismo sexo como matrimonios desde 2009, mientras que la organización Judaísmo Liberal ya cuenta con este tipo de rituales. Por su parte, la Iglesia Católica y el Islam sólo permiten el matrimonio entre un hombre y una mujer, lo que hace inviable que se lleve a cabo en sus templos la iniciativa del Ejecutivo de Cameron. La única que todavía no se ha posicionado es la Iglesia anglicana, si bien la jerarquía no parece dar su visto bueno. Si finalmente se convierte en ley, el plan acercaría a Reino Unido a países como Canadá, Suráfrica, Holanda, Suecia, algunos estados de América y España.

A pesar de que los liberales demócratas de Nick Clegg fueron los que más presionaron para llevar a cabo el proyecto, el ministro del Tesoro, el conservador George Osborne, ya matizó antes de las elecciones que los «tories» (conservadores) podrían plantearse modificar la situación.

El debate lo planteó hace unas semanas por el cantante Elton John. El músico, que se convirtió, junto a su pareja, en padre primerizao en Navidades gracias a una madre de alquiler, señaló que era «ridículo» el hecho de estar con su compañero durante 17 años y no poder casarse en su país.


En Francia ponen freno
Las personas del mismo sexo no pueden casarse en el país vecino, según ratificó hace menos de un mes el Tribunal Constitucional galo. Hoy, la única forma que tienen las parejas gays de unirse es el «pacs» (pacto civil de solidaridad): reconoce ciertos derechos pero no ofrece la misma garantía jurídica en cuanto a la autoridad parental de sus hijos y los problemas de sucesión o de custodia en caso de fallecimiento.