Seúl conmemora el inicio de la guerra de Corea

Militares de 21 países, ayer, en Seúl
Militares de 21 países, ayer, en Seúl

Fue el primer conflicto serio de la Guerra Fría y probablemente el único que aún sigue sin resolverse. Corea del Norte y Corea del Sur cumplieron ayer 60 años en guerra. A pesar de que se declaró un alto el fuego en 1953, Pyongyang y Seúl todavía no han conseguido negociar un tratado de paz que convenza a las dos partes. Es más, tras unos años de acercamiento, la tensión se ha disparado en los últimos tiempos, sobre todo desde que el mes pasado una comisión internacional acusase al régimen de Kim Jong Il de haber hundido con un torpedo la corbeta surcoreana «Cheonan» cuando navegaba en aguas fronterizas, asesinando a 46 marinos.De modo que poco tenía que celebrar ayer esta nación, partida en dos por motivos políticos desde hace ya más de medio siglo. El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-Bak, presidió la clásica ceremonia de tributo a víctimas y veteranos, pidiendo de paso que sus vecinos comunistas detengan su «comportamiento temerario». Los ancianos ex combatientes recordaron a sus hijos y nietos que la guerra de Corea fue una de las más sangrientas del siglo XX, con un saldo de más de cuatro millones de víctimas.Todo empezó el 25 de junio de 1950, cuando las tropas comunistas entraron en territorio enemigo. EE UU y la ONU tomaron parte por la escisión democrática; la URSS y China defendieron a sus aliados de la guerrilla marxista. Chinos y americanos llegaron a luchar en territorio norcoreano y, según muchos historiadores, EE UU estuvo a punto de lanzar su segunda bomba atómica.