De cómo evitar las primarias en el PSOE

¿Y si no hubiera que elegir entre un «zorro con heridas, enérgico y astuto» y una «joven y brillante mujer»? Las definiciones son del diario «The Economist». La pregunta se la hace un nutrido grupo de dirigentes socialistas que, más allá del valor democrático del proceso, no acaba de ver la celebración de unas elecciones primarias en este momento.

De cómo evitar las primarias en el PSOE
De cómo evitar las primarias en el PSOE

Con el PP a 15 puntos de ventaja, el país con más de cuatro millones de parados, la subida de las hipotecas, el encarecimiento del petróleo… ¿entenderán los españoles que el PSOE se pase un mes y medio hablando de lo suyo? ¿Y los riesgos de división interna? ¿Y la antiestética campaña entre dos ministros del Gobierno? ¿Y el provecho que el adversario pueda sacar de todo ello?

Demasiadas preguntas sin respuesta para un proceso que siempre que se ha recurrido a él en el PSOE ha dejado jirones y no pocas heridas internas. Vaya que no es oro todo lo que reluce y que la renuncia de Zapatero promete dar al socialismo más quebraderos de cabeza que beneficios.

Así lo creen quienes buscan un acuerdo para que los dos hipotéticos aspirantes sean capaces de mirar por encima de personalismos y configuren una candidatura única de consenso. No lo llaman ticket, ni siquiera tándem, porque sería ésta una fórmula de complicado encaje en la concepción electoral de nuestras formaciones políticas, pero quienes están por la operación se conforman con que Rubalcaba y Chacón sumen lo mejor de sí mismos para competir frente a Mariano Rajoy.

A favor de esta fórmula estarían algunos de los integrantes de la llamada Nueva Vía que aupó a Zapatero a la Secretaría General del PSOE, entre ellos la ministra Leire Pajín, además del secretario general del PSOE en el Congreso, Eduardo Madina (PSE), Daniel Fernández (PSC) y Óscar López (CyL). Y contaría también con el aval de algunos de los barones más importantes, léase Guillermo Fernández Vara, Patxi López, José María Barreda y José Antonio Griñán.

Esta misma semana el secretario de Organización, Marcelino Iglesias, llegó a calificar de atractiva la sugerencia cuando se le preguntó por ella en una emisora aragonesa. «La filosofía de fondo es buena, pero la materialización sólo pasa por que Chacón diera un paso atrás y admita que no es éste su momento», sostiene un miembro de la dirección federal. El análisis lo comparten plenamente quienes siempre han visto en la titular de Defensa una opción sólida y ahora, sin embargo, creen que quizá «debe reservarse para después de 2012».

En sus manos
En todo caso, unos –los partidarios de Chacón– y otros –los entusiastas de Rubalcaba– entienden que es una decisión que debe tomar ella y que en ningún caso se debe repetir la operación Tomás Gómez en Madrid. Un escenario que, para muchos, es prácticamente imposible.

Los dirigentes territoriales que han hablado con Chacón en las últimas semanas, lejos de ver dubitativa a la catalana, creen que «está plenamente convencida de que puede y debe jugar» y que «dará la batalla sí o sí». En su entorno sostienen que «hay mucha gente animándola», que «cuenta con un apoyo político y mediático» y que, en contra de quienes sostienen que debería ser paciente y reservarse para el Congreso Federal tras las generales de 2012, «ella está convencida de que será ahora o no será».

Lo que parece claro es que todo dependerá de lo que ocurra en las elecciones del 22 de mayo y de lo que espolee el PSC que, en estos momentos, está divido entre los partidarios de Chacón y los de Rubalcaba. «El riesgo de batirse en duelo en unas primarias es notable para los candidatos, para el partido y para España», avisa un veterano dirigente que aún recuerda los efectos colaterales de la batalla Almunia-Borrell. «Si repetimos los errores de entonces, será muy difícil evitar la mayoría absoluta del PP, y entonces Chacón y Rubalcaba pueden acabar siendo un comisario europeo y otro presidente un Instituto Europeo», insiste.

Ajena a los movimientos en pro de esta candidatura única que evite que el socialismo se desangre, la dirección federal trabaja con una única hipótesis, la de la celebración de las primarias. Primero porque en Ferraz arguyen que «no hay ningún temor a la democracia interna». Segundo, porque no ven tampoco a Chacón dispuesta a sacrificarse en aras de la unidad. Y tercero, porque están convencidos de que el proceso, además de garantizar durante semanas un espacio mediático notable, servirá para revitalizar a la militancia y movilizar al electorado.

Las alternativas
Tan convencidos están de que habrá primarias que la Secretaría de Organización que dirige Iglesias trabaja desde hace días en la preparación jurídica de las mismas y en las alternativas para avalar a los candidatos. Parece claro que si hay sólo dos aspirantes, ambos tendrán el apoyo del Comité Federal para evitar la recogida de avales que es, mucho más que la votación en sí, lo que desangraría a las distintas federaciones. Esta opción saltaría no obstante por los aires en el caso de que hubiera algún candidato más dispuesto a entrar en la liza, algo que en absoluto se descarta.

Y mientras todos estos escenarios se analizan minuciosamente, aparecen también voces que alertan de que lo importante no es lo que pasa dentro del PSOE, sino lo que pueda ocurrir en el electorado. Por muy animados que puedan estar los socialistas con las primarias, la base social que apoyó a Zapatero en 2004 y en 2008 no percibe con el mismo entusiasmo lo que se cuece dentro del partido. Así que además de resolver un problema de liderazgo, el PSOE tendrá que buscar una nueva identidad política, después de que Zapatero desdibujara la que tenía.

En este sentido, el PSOE se divide también entre quienes creen que hay que seguir la línea trazada por Europa y los mercados y quienes defienden que hay que regresar a los orígenes del proyecto social. Si es así, quién está dispuesto a desandar lo andado. Nadie ve ni a Rubalcaba ni a Chacón abjurando de las medidas que ellos mismos avalaron desde el Consejo de Ministros, y mucho menos si como tiene previsto Zapatero se mantiene en la Secretaría General del PSOE tras los comicios de 2012.

El Congreso Federal
Y aquí es donde aparecen los que defienden la necesidad de celebrar un Congreso Federal en lugar de unas primarias. Esta opción la defendió esta semana Juan Carlos Rodríguez Ibarra públicamente, pero hay muchos que los defienden en privado desde el convencimiento de que a lo que se enfrenta ahora el PSOE es mucho más que a elección, como diría «The Economist» entre un zorro curtido en mil batallas, astuto y enérgico y una joven y brillante mujer, pero marcada por el zapaterismo que empieza a esfumarse. Como ven la batalla en el PSOE se juega sorda pero inexorablemente.

La candidata «vende» su Ministerio
Pese a estar en boca de todos, nada dijo ayer la ministra de Defensa, Carme Chacón, sobre su posible candidatura a la sucesión de Zapatero. Y es que no hizo falta, ya que se encargó de hacer campaña por ella aunque se encontraba en Huelva para apoyar la candidatura de la socialista Petronila Guerrero a la Alcaldía de esta localidad. La ministra no dudó en señalar que las instalaciones que dispone el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) en El Arenosillo (Moguer) acogerán el centro de experimentación con aviones no tripulados (UAV) del consorcio EADS. Y tampoco dudó en apuntarse el tanto y asegurar que fue su «defensa» de este asunto en el Senado lo que habría provocado esta decisión. Pero lo más sorprendente de este anuncio es que el consorcio EADS, encargado de decidir la ubicación, no ha hecho pública ninguna decisión al respecto. A saber: también se baraja que las instalaciones vayan a parar a Trasmiras (Orense).