La Policía argelina carga contra los opositores reunidos en la capital

La Policía argelina ha reprimido a un grupo de opositores reunidos en Argel para protestar contra el Gobierno, en una nueva jornada de manifestaciones que, al igual que la del sábado pasado, está marcada por la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad en las calles. 

Un grupo de policías reprimió con porras a unos 50 opositores que intentaban tomar parte en esta concentración, mientras que decenas de agentes y vehículos de seguridad patrullaban las calles de Argel desde horas antes del inicio de los actos de protesta.

Durante la manifestación, el diputado Tahar Besbes, de la opositora Reagrupación por la Cultura y la Democracia (RCD), resultó herido grave, según, informó el portavoz de esa fuerza política, Mohcen Belabés.

El diario argelino 'Le Watan' ha informado de que varias personas han resultado heridas durante las primeras cargas policiales, que han llevado a los manifestantes a improvisar la marcha y dirigirse a otros lugares del barrio de Belcourt.

El periódico cifra en unos 400 el número de personas reunidas en una de estas concentraciones, en la que se podían leer pancartas contra el presidente, Abdelaziz Buteflika.
Por otra parte, el portal 'Tout sur l'Algerie' indica que simpatizantes de Buteflika han acudido a la zona de manifestaciones opositoras y gritado consignas en favor del mandatario.

El pasado sábado, alrededor de 150 personas se reunieron en una protesta contra el Gobierno, pero la Policía logró impedir la adhesión a esta convocatoria de otros manifestantes. Estas marchas, similares a las registradas en otros países del mundo islámico, no cuentan con el apoyo de las principales fuerzas opositoras argelinas.

Los manifestantes gritan: "poder asesino", "abajo la opresión"y otras consignas contra el régimen y el presidente argelino, Abdelaziz Buteflika.

Según informaron a Efe fuentes de la Liga Argelina de Derechos Humanos, se ha cortado el servicio de trenes de cercanías de Argel y se han instalado controles policiales en las carreteras para impedir a "muchos"ciudadanos llegar a la capital.

El presidente de la Liga Argelina de Derechos Humanos, Mustafá Buchachi, manifestó a Efe que la policía le había impedido hasta el momento acceder a la plaza del Primero de Mayo.

Sin embargo, el presidente de honor de dicha Liga, Ali Yahia Abdenur, de 91 años, la figura más respetada de la coordinadora que convocante de la manifestación, sí consiguió llegar a las inmediaciones de la plaza y encabeza en estos momentos una de los grupos que se intentan llegar a la plaza.

Abdenur estimó que la plaza está tomada por unos 40.000 policías. La Coordinadora nacional por el Cambio y la Democracia, convocante de la protesta, está formada por organizaciones de la sociedad civil, sindicatos y algunos políticos.