Herrera anuncia la creación de una oficina de apoyo al joven agricultor

El jefe del Ejecutivo autonómico inaugura junto a Silvia Clemente, Pedro Barato y Dujo la Convención de Asaja.

Más de 1.300 agricultores participaron en la Convención de Asaja
Más de 1.300 agricultores participaron en la Convención de Asaja

Valladolid- La competitividad y el rejuvenecimiento de los agricultores y ganaderos son claves para el futuro del campo de Castilla y León. Así lo asegura el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera. Por este motivo, anunció la puesta en marcha de una oficina de apoyo a jóvenes emprendedores en el sector agrario, que canalice todas las líneas de ayuda posibles para este colectivo.
Herrera, que inauguró en Valladolid junto a la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, la Convención de Jóvenes Agricultores, convocada por la organización agraria Asaja, quiso lanzar un mensaje «optimista» a los cerca de 1.300 profesionales participantes en el encuentro, porque la actividad agraria además de un medio de vida, «es una forma de vida clave para nuestra Comunidad».
En este sentido, defendió la «importancia» de unas actividades que «en ningún momento están obsoletas ni en decadencia», a pesar del pensamiento de muchos ciudadanos.
Por este motivo, el jefe del Ejecutivo autonómico animó a los jóvenes a mantener «el legado» recibido de sus padres y abuelos, que trabajaron en condiciones incluso «más complicadas» que las actuales.
Herrera también destacó, entre las fórmulas de apoyo para conseguir alcanzar la competitividad, las figuras de calidad implantadas en la Región, apostar por la formación, adaptarse a las necesidades del mercado, así como defender la incorporación de la mujer a las explotaciones agrarias.
Sobre el rejuvenecimiento, afirmó que joven agricultor o ganadero es sinónimo de «joven empresario» y, por ello el futuro «pasa por sus manos» con el fin de modernizar sus terrenos.
El presidente de Castilla y León recordó que en esta legislatura se han incorporado a la actividad agraria unos 5.500 jóvenes en nuestra Comunidad, de ellos cerca de 2.000 como agricultores o ganaderos y el resto en la industria alimentaria o en actividades complementarias.
Por su parte, el presidente regional de Asaja, Donaciano Dujo, aseguró que es momento de mirar hacia adelante y declaró que es necesario inculcar en la sociedad la importancia de la actividad agraria, con «un mensaje de optimismo», porque representa buena parte «del futuro de nuestra Comunidad».
Sin embargo, advirtió de la necesidad de apoyo institucional para poder imprimir ese «optimismo» en los jóvenes que deseen quedarse en el medio rural, «orgullosos del campo y su tierra».
En esta misma línea, el responsable nacional de la organización agraria, Pedro Barato, valoró la puesta en marcha de la oficina anunciada por Juan Vicente Herrera, aunque reclamó a las administraciones que luchen por unos precios justos para que los profesionales «puedan vivir con lo que producen».
En este sentido, subrayó que «desde Asaja siempre ha habido una petición de que haya una claridad en la composición de los precios de los productos de las agricultores y ganaderos»
Política Agraria Común
La nueva Política Agraria Común (PAC) también fue un tema protagonista en el encuentro. Juan Vicente Herrera afirmó que el apoyo al medio ambiente o al desarrollo rural en la PAC «verde» no debe ser «a costa de los intereses de los agricultores y ganaderos».
Asimismo, propuso que se incorpore a esta política comunitaria el denominado «Componente Joven» que permita rejuvenecer el sector agrario, con iniciativas que se dirigen a concentrar la innovación. El presidente recordó la posición de Castilla y León ante la nueva PAC que establece que la reforma debe marcarse como una prioridad de Estado con el objetivo de conseguir la máxima financiación posible.
Al respecto, volvió a ofrecer al Gobierno su «total apoyo y colaboración», pero alertó del riesgo de que se convierta en un proyecto que abra la «guerra entre las comunidades autónomas».
Herrera además subrayó que la negociación debería ir dirigida a conseguir que el mayor peso de la financiación vaya al sector productor agroalimentario y se debe influir para conseguir un mayor peso de los aspectos ligados a las medidas de mercado.
En Castilla y León se cree imprescindible realizar un análisis de impacto del modelo que se propone y analizar los sectores más vulnerables en los que el modelo general puede no dar respuesta.
Por último, el presidente de la Junta recordó que es preciso definir los criterios comunes que se establecerán para el componente verde de la ayuda, bajo dos premisas esenciales: no debe restar productividad, ni generar costes.