El género sigue vivo

«El dúo de la Africana»De Fernández Caballero. Solistas: M. Cantarero, J.Tomé, F. Loza, L. Iglesias, I. Quintana, G.Beitia, etc. Dirección musical y piano: R.Fernández Aguirre. Dirección de escena: E.Sagi. Teatros del Canal. Madrid, 27-IV-2012

La RazónLa Razón

Todavía muchos recordamos el estupendo montaje que José Luis Alonso realizó en la Zarzuela en 1984 de «El dúo de la Africana», repuesto después en varias ocasiones. Supuso todo un lujo de inventiva e interpretación. En esta ocasión, para el Arriaga bilbaíno –toda la compañía es vasca excepto Cantarero– y los Teatros del Canal, Sagi se acopla a los tiempos de penuria económica con una producción que también tiene mucho que ver con ese ambiente de «ópera barata» en la que «non si paga» al que se refiere el empresario Cherubini en la obra de Fernández Caballero. Baste añadir que la orquesta desaparece para quedar un simple piano, que toca con soltura Rubén Fernández Aguirre, y que en el escenario no hay más que media docena de baúles y algunos añadidos para la traca final.

Todo sin aparatosidad, incluso para algunos puede llegar a resultar simplón, pero funciona porque la zarzuela sigue viva, porque Sagi domina el oficio y porque la compañía responde con redondez, sobresaliendo la comicidad de Gurutze Beitia como la baronesa Doña Serafina y la actuación estelar de Mariola Cantarero como la Antonelli, mejor en las partes más ligeras.