Todo Barceló en Barcelona

Si hace unos días Aviñón abría una retrospectiva a Barceló, ahora Barcelona se acerca al pintor. 

Todo Barceló en Barcelona
Todo Barceló en Barcelona

La ciudad que vió nacer al Miquel Barceló artista, recién llegado de Palma de Mallorca y con ganas de revolucionar la pintura, se vuelca con él. Arts Santa Mònica y CaixaForum son los escenarios de dos espectaculares exposiciones centradas en el pintor, uno de los creadores españoles más destacados de la actualidad. Diferentes, pero complementarias, ambas muestras pretenden aportar una visión inédita y completa del universo pictórico y escultórico de Barceló.Bajo el muy claro título de «Barceló antes de Barceló. 1973-1982», Arts Santa Mónica, bajo el comisariado de Maria Hevia y Jaume Reus, propone un viaje por la parte más desonocida de la obra inicial de Barceló antes de dar el gran salto mundial gracias a su participación en la Documenta de Kassel, en 1982. A partir de un importante número de piezas –buena parte de ellas procedentes de la colección privada de Barceló–, el visitante de la muestra puede conocer los temas que interesaron al artista, especialmente fascinado en esos años por la recuperación de la materia hasta convertirla en eje de su producción. Barceló busca su propio lenguaje, creando su muy personal bestiario, como lo hace evidente en telas como «Nu pujant escales», «Monstres a la ciutat» o «Brega de cans».En esta misma sala se recogen algunos de sus primeros retratos pictóricos y tanteos con la escultura, algunas de ellas relacionadas con una de sus temáticas más conocidas como es la biblioteca. Mención aparte merecen varios poemas visuales en los que parece traslucirse la influencia de Joan Brossa. En esta primera parte también se recupera abundante material del archivo de Barceló sobre sus años de formación en Palma de Mallorca.Por su parte, CaixaForum nos lleva al Barceló más actual, el que va de 1983 a hoy. Pero la comisaria de la exposición, Catherine Lampert, no ha querido construir un discurso cronológico sino centrado en los temas que se recogen en obras clave, especialmente pinturas, esculturas, cerámicas y cuadernos de viaje.La superficie del cuadroMiquel Barceló ha señalado que su vida «se parece a la superficie de mis cuadros». Las 180 obras expuestan ahondan en este hecho: desde el monumental elefante instalado en el exterior de CaixaForum pasando por retratos o sus viajes físicos y mentales en París o Mali. La exposición nos permite conocer su personal lectura de «La Divina Comedia» de Dante, su decoración para la catedral de Palma o la cúpula de la ONU en Ginebra. Sus grandes telas –como su autorretrato idealizado con corona de laurel– o su lucha cuerpo a cuerpo con la arcilla completan esta antológica aproximación a Barceló.