«Romeo y Julieta» de Verona a las uvas de la ira

Francisco Vidal lleva a Shakespeare a los años 30

Fernando Escudero y Carlota Romero dan vida a Romeo y Julieta en esta versión en prosa y contemporánea
Fernando Escudero y Carlota Romero dan vida a Romeo y Julieta en esta versión en prosa y contemporánea

Amarse más allá de la muerte y de una sociedad que no los comprendió. Para Arthur Penn fueron dos forajidos tiroteados. Pero siglos antes de Bonnie y Clyde, un genio inglés llamado William Shakespeare había contado una historia diferente, con protagonistas más jóvenes e inofensivos, pero igual de apasionados e incomprendidos. Ahora, Romeo y Julieta viajan a los años 30 de Bonnie y Clyde, la década iconográfica de la Gran Depresión estadounidense y la prohibición. Lo hace estéticamente, claro está, en la nueva versión que llega al Teatro Galileo con Francisco Vidal en la dirección, y un joven reparto surgido de los alumnos del Laboratorio William Layton. «La ambientación está basada en los años 30 y es una época que funciona en escena. También nos recuerda a hoy en día, porque entonces se vivió el crack del 29, la caída de los bancos y los millones de parados, como ahora... Para mí ha sido siempre una época fascinante en el arte y la imagen», explica Vidal.

El Muro de Berlín
El director, por otro lado, incluye elementos anteriores –sigue habiendo duelos de espadas– y posteriores, como una pared graffiteada en la escenografía que, explica, remite al Muro de Berlín, otro elemento de separación, como son los odios que acabaron con los amantes de Verona.

No sólo ha cambiado el aspecto de este «Romeo y Julieta». También su alma, el verso, ha viajado a la prosa de la mano del propio Vidal y de Antonio de Cos, que han reducido una hora del texto original. «Hemos querido que fuera una versión muy comprensible, para ello hemos quitado palabras que eran demasiado retóricas», explica el director, quien, no obstante, aclara: «Todo lo que se me ha ocurrido nace del texto de Shakespeare, no le he impuesto nada. Soy muy respetuoso».

Vital y procaz
En escena, el propio Vidal dará vida a Fray Lorenzo y al Príncipe. Julieta tendra el rostro de Carlota Romero, y su enamorado será Fernando Escudero. Cuenta Vidal que se trata de «un montaje absolutamente vitalista y procaz», algo que procede del bardo inglés, ya que «la obra trata de chicos jóvenes hablando de sus cosas. No será un montaje cursi, como otros muchos que he visto».

 

Una clasede diez
Este «Romeo y Julieta» lleva la firma de una escuela con solera, el Laboratorio William Layton, de donde, dice Vidal, surge una nueva compañía. «En toda escuela hay promociones mejores y peores. Este curso era de los mejores que han pasado por el Laboratorio en años y pensé: ¿por qué se tiene que perder?». Ana Bettschen, Antonio de Cos, Sergio Álvarez, Sergio Adillo, Joaquín Navamuel, Pablo Méndez, Sol de la Barreda e Iván Artiles acompañan a los protagonistas. También Vidal, «por estar con la compañía y porque no podíamos permitirnos más de diez actores». Y bromea: «Suelo decir: sí, participo, pero no soy Romeo... Tampoco Julieta».


DÓNDE: Teatro Galileo. Madrid.
CUÁNDO: desde mañana hasta el 12 de diciembre.
CUÁNtO: 18 euros. Tel: 91 448 16 46.