Cornwell en el ADN del crimen

Veinte años ha tardado Patricia Cornwell en convertirse en una afamada novelista policíaca. Desde «Postmortem», la obra que la consagró en 1991, hasta «El factor Scarpetta», la popularidad de la doctora Kay Scarpetta, especializada en patología forense, no ha parado de crecer

Patricia Cornwell ha ganado parte de su enorme popularidad por la adaptación de sus obras a la televisión, como «CSI»
Patricia Cornwell ha ganado parte de su enorme popularidad por la adaptación de sus obras a la televisión, como «CSI»

Sus novelas se caracterizan por su vigor narrativo, un lento y minucioso planteamiento, un nudo repleto de suspense y un desenlace de serie negra de alta calidad. En España, el éxito de Cornwell se ha disparado desde que se pusieron de moda las series de televisión basadas en la investigación criminal forense, como «CSI Las Vegas» (2000-2007), y sus secuelas en Miami y Nueva York. Seguidas de «Bones», «NCIS», «Navy» y la nueva comedia sobre medicina forense: «El cuerpo del delito», con Dana Delany.

Escrupulosamente ético

Es evidente que a Kay Scarpetta la moda de utilizar la técnica forense, el análisis de ADN y la informática para resolver de forma espectacular los crímenes no le ha hecho ninguna gracia. Ella es un personaje prudente y reflexivo, bastante misántropo y escrupulosamente ético, poco dado al espectáculo, como parodia en este último título con el programa sensacionalista «El informe Crispin».

Asimismo, también se opone a la utilización de tecnologías como las de estas series televisivas, que parecen de ciencia ficción más que apegadas a la realidad forense, materia en la cual la escritora es una experta. Trabajó en Virginia como escritora técnica y luego como analista de informática forense en la oficina del Jefe de Patología Forense, durante seis años.

En las novelas de Cornwell, su tratamiento de la medicina legal y la informática forense es especialmente detallado, transfiriendo a su sobrina Lucy el papel de experta en informática y lesbiana, como la autora. Cornwell se casó con Charles Cornwell, un profesor de inglés que abandonó su carrera para después hacerse predicador, y salió del armario durante una entrevista en «The Advocate». Precisamente, la cadena de televisión Fox acaba de adquirir las 17 novelas protagonizadas por Kay Scarpetta para llevarlas al cine con Angelina Jolie en el papel principal.