Los letrados quieren un cambio

Una encuesta da a Sonia Gumpert diez puntos de ventaja sobre Hernández Gil, actual decano del Colegio

Madrid- Tras cinco años, en apenas mes y medio la actual Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) agota su legislatura y, con este motivo, han anunciado la convocatoria de elecciones. La cita con las urnas se producirá entre las 10:00 y las 20:00 horas en el Palacio de Congresos del Paseo de la Castellana el próximo 18 de diciembre y, por el momento, cuatro candidatos se disputan el decanato.

El actual titular del puesto, Antonio Hernández Gil, ya ha dado un paso al frente para anunciar que optará de nuevo a la presidencia del colegio. Pero no estará solo: la líder de la Plataforma en Defensa de la Abogacía madrileña, Sonia Gumpert; Javier Cremades –que en las últimas elecciones al decanato se quedó a 340 votos del vencedor– y el ex fiscal de la Audiencia Nacional Ignacio Peláez le disputarán un puesto para el que hasta el próximo 5 de noviembre se pueden seguir presentando nuevas candidaturas.

Más de 64.000 abogados madrileños, entre ejercientes y no ejercientes, están llamados a votar y, según la primera encuesta realizada sobre esta cita electoral por Consulting Comunicación Integral y Marketing Jurídico, Gumpert parte con ventaja. Y es que la socia del despacho Monereo Meyer Marinel-lo Abogados obtendría un 46,779 por ciento de los votos de sus compañeros, diez puntos por encima del actual decano, que lograría el 37,54%, y Cremades, que obtiene el 15,66% de apoyos. El sondeo, elaborado entre mil abogados madrileños durante los últimos días de la semana pasada, no pregunta sobre las posibilidades de Peláez, que fue el último en presentar su candidatura este lunes.

Así las cosas, la abogada podría convertirse en la primera mujer que ocupa el decanato en la historia del ICAM con un programa que se centrará en el principio «de que el Colegio de Abogados está al servicio de la abogacía madrileña y, por tanto, en la defensa y protección del abogado». En concreto, Gumpert se propone crear la figura del defensor del abogado y solucionar el problema de los abogados del turno de oficio. Peláez, por su parte, se presenta «después de que el actual decano dijera que iba a defender a los abogados» en el asunto de las escuchas ilegales a los letrados del «caso Gürtel» «y luego no lo hiciera», aseguró en declaraciones a Efe sobre un asunto que Cremades consideró hace unos días en declaraciones a Hispanidad.com como el más grave de vulneración del derecho de defensa de las últimas décadas.