De la Vega repasa sus «logros» y lamenta los insultos del PP

Destaca el AVE o la protección de los bosques de Ayora

Alarte destacó la entrega de la ex vicepresidenta del Gobierno
Alarte destacó la entrega de la ex vicepresidenta del Gobierno

VALENCIA-La ex vicepresidenta del Gobierno de España y también ex diputada por la provincia de Valencia, María Teresa Fernández de la Vega, realizó ayer un pormenorizado balance de sus «logros» mientras ha representado «a los valencianos y valencianas». Por minucioso, el repaso resultó curioso, ya que, además de la próxima llegada del AVE o del Centro de Comunicaciones de la ONU -que no está en marcha-, De la Vega también mencionó la protección de los bosques del valle de Ayora o de los meandros del río Cabriel.
Hizo suya la reconversión varietal de los cítricos, algo en lo que la Conselleria de Agricultura lleva años trabajando, y el impulso a sectores como el juguete, el calzado o la cerámica.
También destacó «el puerto de Silla» y anunció que pronto serán realidad la remodelación del cuartel de Zapadores -aún no ha empezado-, o la de la pescadería del Mercado Central -pospuesta para el año que viene-.
Destacó que en los últimos siete años, el Estado ha invertido en la Comunitat Valenciana cinco millones de euros al día. «En total 13.424 millones se han invertido en infraestructuras».
En su intervención en la sede de Blanqueries, antes de despedirse de diputados, militantes y ciudadanos, De la Vega apuntó en el debe que «me hubiera gustado contar con mayor colaboración de alguna institución», y en otro momento lamentó «los insultos», pero dijo que «los ciudadanos juzgarán».
El secretario general, Jorge Alarte, que presentó a la «vice» en su conferencia de prensa, parafraseó a Adolfo Suarez para decir que se puede ser ex ministro o ex diputado «pero no hay ex políticos» y pidió a De la Vega que siga luchando por todos los valencianos.
Dijo de ella que había entendido muy bien lo que pasa en esta tierra y parafraseó, en esta ocasión a la propia De la Vega, para afirmar con rotundidad que «en la Comunitat Valenciana nos jugamos la democracia».