Dos horas en busca y captura

El alcalde de Pinto ordenó a la Policía que buscara a Maestre para entregarle la carta de cese. Los agentes se trasladaron hasta Toledo donde vive el edil investigado por Antitransfuguismo

Dos horas en busca y captura
Dos horas en busca y captura

MADRID- Hace mucho tiempo que en Pinto las cosas no son normales. El cese del martes del concejal Reyes Maestre fue un claro ejemplo. El edil de Juntos por Pinto, clave en la moción de censura contra el PP de 2008, fue destituido de sus funciones anteayer por desavenencias con el alcalde, Juan José Martín (PSOE).
A pesar de que hasta ayer Martín y Maestre eran socios de Gobierno y de que ambos acuden cada día al Ayuntamiento, el alcalde decidió el martes poner a la Policía tras la pista de su primer teniente para que le entregara en mano el comunicado de su cese y el de sus cinco cargos de confianza. Martín podía haber esperado al miércoles por la mañana y haberlo dejado en su despacho, pero parece ser que el comunicado no podía esperar más. El alcalde no quería que el político, al que investiga la Comisión del Pacto Antitransfuguismo desde hace dos años, formara parte de su Gobierno más de un año, diez meses y dieciséis días, que es el tiempo exacto que ha durado el pacto de la moción de censura de diciembre de 2008.

Cerca de las elecciones
Hacía meses que la relación entre ambos se había deteriorado. Además, las elecciones municipales se acercan y a Martín ya no le hacía falta Maestre. Su tiempo útil comenzó el día de la moción, cuando traicionó al PP y voto a favor del PSOE, y acabó el martes, cuando a siete meses de los comicios la ley no permite presentar mociones. Hace tres días, Maestre había votado junto al PP en un Pleno. Además, el martes por la mañana él y el alcalde discutieron en la junta de la empresa municipal Aserpinto (de cuyo consejo ambos forman parte). Estos dos detonantes fueron suficientes para que el alcalde llevara a cabo la expulsión del «concejal tránsfuga» necesaria para limpiar su imagen antes de las elecciones de 2011. Martín no dudó en hacer uso de la Policía para localizar a Maestre. De siete a nueve de la noche, los agentes «peinaron» la localidad e incluso se desplazaron hasta Illescas (Toledo), donde vive Maestre, para entregar en mano el comunicado. Horas después fue localizado en la sede de su partido y se cumplió la misión.


La venganza del edil «chaquetero»
- Martín y Maestre nunca compartieron nada en común mas que el interés por gobernar el Ayuntamiento. Tras la ruptura del pacto de la moción, el edil ha destapado la caja de los truenos. Ayer, remitió un mensaje por la intranet municipal en el que acusa a Martín de «prepotente», «soberbio» y de tener «escaso talante negociador y actitud dictatorial». Además, avisó: «Tiene algo que ocultar». Maestre fue más allá y aseguró que su expulsión se debe a que a Martín sólo le preocupa el futuro como consejero que, dice, le ha prometido Tomás Gómez.