Niños con TDHA por Paloma PEDRERO

Niños con TDHA, por Paloma PEDRERO
Niños con TDHA, por Paloma PEDRERO

Cada vez hay más niños diagnosticados con el Trastorno Déficit de Atención, con o sin hiperactividad. Dicen los médicos que se trata de una alteración neurológica de origen genético con una sintomatología compleja y peligrosa para las criaturas no tratadas. Son los niños «malos». Esos que no paran, que no se concentran, que sacan malas notas, que son temerarios, que se rebelan contra las normas. Son también, en general, niños inteligentes, muy sensibles, con gran capacidad de observación, espontáneos y muy cariñosos. Hay quienes dicen, no sin razón, que son críos superdotados a nivel afectivo y espiritual. En cualquier caso lo cierto es que son criaturas especiales cuyo mayor problema es que no encajan en el sistema educativo tal y como está planteado. No pueden estar tantas horas sentados escuchando temas que no les interesan; no tienen mucha memoria a corto plazo, por lo que les resulta complicadísimo hacer exámenes convencionales; no poseen la medida del tiempo real, de modo que casi nunca terminan los controles a tiempo; son impulsivos, lo que les lleva a expresarse sin censura, con el consiguiente castigo inmediato de los maestros. Al final, todo se convierte para ellos, y los que les rodean, en un enorme conflicto vital. No encajan, son distintos, se les margina. En los Estados Unidos hace tiempo que hay una regulación educativa al respecto. Los niños con TDAH estudian en los colegios y universidades normales, pero tienen un trato especial, lo que les permite avanzar y hacer sus carreras. Aquí no ocurre lo mismo y, la mayoría, son empujados al fracaso escolar, acompañado tantas veces del personal. En los colegios normales no se les quiere. Los de educación especial no son realmente su espacio. Apenas hay colegios donde se les entiende, y éstos son muy caros y no tienen ayudas estatales. Desde aquí, y en nombre de tantos padres que impotentes ven como sus niños con TDAH sufren y fracasan, pido a las autoridades sanitarias y educativas que hagan algo ya. No se puede tirar por la borda una parte importante de nuestro mejor futuro.