El mediterráneo español trata de consolidar su corredor por tren

Valcárcel apoya la obra ante los presidentes comerciales de la Región y la Comunidad Valenciana.

Tres trenes de Alta Velocidad esperan apacarcados en una estación española para comenzar su servicio de transporte de pasajeros
Tres trenes de Alta Velocidad esperan apacarcados en una estación española para comenzar su servicio de transporte de pasajeros

MURCIA- Un impulso sin precedentes para la industria, el tejido empresarial y los puertos de todo el continente europeo. Eso supondría sin ningún género de dudas la construcción del Corredor Mediterráneo cuya evaulación final por parte de la Unión Europea entra ya en su recta final y más decisiva. La comisión del órgano continental decidirá en el primer semestre del próximo 2011 si el proyecto se llevará finalmente a cabo y cual será su distribución geográfica exacta. A expensas de esto, está claro que se trata de un proyecto que propone sobre el mapa europeo un eje de conexión directo entre las frías tierras de la ciudad rusa de San Petesburgo y la localidad mediterránea y gaditana de Algeciras. Hasta que la comisión pertinente no se pronuncie, las regiones españolas que se verían atravesadas por el proyecto (Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía) no se quedarán de brazos cruzados. Por esto, el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Pedro García Balibrea y su homólogo de Valencia, José Vicente Morata, mantuvieron ayer un encuentro con el presidente de la Comunidad Autónoma, Ramón Luis Valcárcel para tratar sobre el Corredor Mediterráneo. El presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Pedro García Balibrea, destacó la buena sintonía y el clima de entendimiento existente con el presidente Valcárcel en «la defensa común del Corredor». Por su parte, el presidente de los comerciales de la Comunidad Valenciana, José Vicente Morata, subrayó que la construcción de este proyecto resultaría una unión «fundamental» del continente europeo con el africano con el gran transporte de mercancías y visitantes que ello podría conllevar. Morata habló de que se está ante «la gran plataforma logística de Europa» y resaltó la conveniencia de su concreción porque «desdel punto de vista económico es necesario que se produzca». Al respecto, Morata indicó que el Corredor sería la infraestructura idónea «para favorecer la salida de productos y la llegada de visitantes». La defensa por lograr que esta idea se convierta en una realidad palpable es tarea de todas las regiones implicadas directamente en la ejecución del proyecto.
Por ello, Morata anunció la reunión a cuatro bandas que se va a producir el próximo 9 de noviembre en la ciudad de Alicante entre los presidentes de las cámaras de comercio de Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía. Se tratará de una unión histórica con la intención de conseguir algo histórico como es el Corredor Mediterráneo. Dada la importancia del proyecto y la bonanza que supondrá su ejecución, tanto Balibrea como Morata optaron ayer por defender la construcción y gestión privada del Corredor para que su realización resulte «rentable y eficiente».
«Lo importante es lograr la creación del Corredor con independencia de donde provenga la financiación. La actividad económica y el turismo dependen por completo de este Corredor», argumentó ayer Balibrea. El responsable de los comerciales de Valencia, José Vicente Morata, explicó que ante los recortes en materia de Fomento que está planteando el Gobierno central, se contemplaría como algo totalmente positivo una financiación de carácter mixto que responda a una estrategia público-privada. Lo que ayer quedó claro sin ningún tipo de género de dudas es la idoneidad y las provechosas ventajas desde el punto de vista comercial, empresarial, turístico y económico que reportará el Corredor Mediterráneo. Para desvelar por completo la incertidumbre habrá que aguardar hasta comienzos del próximo año cuando la Union Europea decida o aparte la opción de reconocer el proyecto como eje vertebrador de toda Europa. Si la resolución resulta finalmente positiva, será el momento, de acuerdo con lo que estableció el señor Morata de abordar «el cuello de botella de Alicante hasta Murcia y de Castellón hasta Tarragona». En esta línea, comentó que el desarrollo de estas actuaciones compete de manera exclusiva al Ministerio de Fomento y a la Unión Europea. Por su parte, Balibrea declaró que si el Corredor Mediterráneo sale adelante ya se plantearán las medias necesarias y oportunas a su debido tiempo, ya que, de acuerdo con lo que estableció, lo principal es que el proyecto salga.
La apuesta está clara y la intención de los interesados también, ahora sólo queda esperar que la Unión Europea corrobore lo que tiene todos los visos de convertirse en una infraestructura única en todo el continente europeo y que va a reportar unos beneficios que pueden ser equiparables a la mejor de las organizaciones empresariales posibles. El tiempo que resta es poco y lo que hay que en juego suficiente como para no dejar escapar este bonito tren.