El curso comenzará «sin recortes» pero con los sindicatos «muy vigilantes»

Habrá más alumnos en todos los niveles educativos salvo en la ESO y se mantendrán los conciertos.

El consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, ayer, en la sede de la Consejería en Sevilla
El consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, ayer, en la sede de la Consejería en Sevilla

SEVILLA- El curso «de los recortes» comenzará mañana –en Infantil, Primaria y Educación Especial y el 15 en el resto– con la duda de si esa previsión se hará efectiva o, como mantiene el Gobierno andaluz, la educación no se verá afectada por el anunciado Presupuesto «muy restrictivo». De momento, según explicó ayer el consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica, el «único recorte» será el que afectará al salario de los profesores, ya aprobado.
El curso escolar tendrá como novedad la implantación de los Reglamentos de Organización de Centros (ROC), una medida que persigue dotar de mayor autonomía a los colegios. Un ejemplo es la implantación universal del programa de cobertura de bajas que funcionó de manera experimental el curso pasado. Cada director de centro podrá gestionar las sustituciones de los profesores, con lo que se reduce el plazo a menos de 5 días: antes era de 15.
Además, los profesores dedicados a tareas de apoyo y refuerzo del alumnado –2.068 este curso–se dedicarán en exclusiva a esta labor y no a sustituciones.
Otros de los dos programas estrella de la Consejería se refuerzan, aunque no al ritmo previsto. Es el caso de los centros TICs y la implantación del bilingüismo. Habrá más portátiles, ya que los alumnos de primero de ESO, como los de quinto y sexto de Primaria, también recibirán uno.
El número de aulas digitales –pizarra interactiva, cañon de proyección y equipo multimedia– será de 9.551. Se incorporan 3.112, mientras que el año pasado se crearon 6.439.
El número de centros bilingües crece hasta los 762, gracias a la incorporación de 68 nuevos colegios a esta red. El curso pasado la cifra fue de 175. Esa es la tónica de este año: más recursos, pero a menor ritmo y para más alumnos. Sí bajan las aulas prefabricadas, que pasan de 427 a 359.
El número de escolares crece en todas las enseñanzas, menos en la ESO. De la Chica aseguró que se mantienen «todos los conciertos» y que se trabajará en la dignificación de la labor del profesorado y en mejorar el éxito escolar.
Los sindicatos se muestran cautelosos. En declaraciones a Ep aseguraron que estarán «muy vigilantes» ante los posibles recortes y «expectantes» ante el ROC.