Ascienden a cuatro los fallecidos en Yemen

Al menos un manifestante ha muerto y otros ocho han resultado heridos este jueves en la localidad de Adén, en el sur del país, en enfrentamientos con agentes de la Policía durante las protestas que reclaman la renuncia del presidente yemení, Alí Abdulá Salé, que lleva tres décadas en el poder.

Cuatro personas han muerto este jueves a causa de los enfrentamientos registrados entre manifestantes opositores y fuerzas de seguridad en la ciudad yemení de Adén, en el sur del país, según han informado fuentes médicas y autoridades locales.

Una fuente de las autoridades informó inicialmente de un fallecido por "disparos indiscriminados", a lo que se ha añadido posteriormente la muerte de tres personas que habían sufrido heridas de bala, según fuentes de dos hospitales de Adén. Además, 17 personas han resultado heridas.

Unas 3.000 personas se manifestaron este jueves en la ciudad portuaria durante el séptimo día de protestas en Yemen. Estos actos recogen el testigos de los registrados durante las últimas semanas en Túnez y Egipto y que terminaron provocando la dimisión de sus respectivos presidentes.

"No a la opresión, no a la corrupción", fueron algunos de los gritos proferidos por los participantes en las protestas, que reclaman el final del régimen. Por la mañana, los manifestantes se movilizaron para protestar por la violencia excesiva de la Policía, que mató ayer a dos manifestantes cuando realizó disparos al aire para dispersar las protestas.

En la capital del país, Saná, al menos 40 manifestantes antigubernamentales resultaron heridos en un enfrentamiento con cientos de partidarios del presidente, Ali Abdulá Salé, algunos de ellos armados con pistolas. Los seguidores del presidente cargaron contra unos 1.500 manifestantes, que les respondieron lanzando piedras.

A última hora del jueves, los enfrentamientos se trasladaron a las inmediaciones de la universidad de Saná, donde al menos una persona resultó herida.