El Ayuntamiento se enfrenta al TS

 El pleno del Ayuntamiento de Barcelona rechazó, a través de una declaración institucional y con la única oposición del PP, las sentencias del Tribunal Supremo sobre el modelo de inmersión lingüística para establecer el castellano como lengua vehicular en el sistema educativo, y emplazaron al Govern a que «vele por la aplicación del modelo de inmersión lingüística en los colegios de todo el país».

El texto defiende el éxito del modelo lingüístico catalán «como herramienta eficaz de integración». El presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández Díaz, sin embargo, defendió que las sentencias deben acatarse y reclamó que un uso del catalán «no excluyente del castellano».

El pleno también aprobó ayer una proposición en la que manifiesta se rechazo a que el Estado vuelva a asumir competencias de las administraciones autonómicas y locales amparándose en la crisis de las finanzas públicas, y reclamó, por el contrario, la descentralización de funciones y recursos.