La Junta a la caza del voto «indignado»

Griñán propone que los ciudadanos defiendan iniciativas populares en el Parlamento andaluz y copia al PP la rebaja de firmas de 75.000 a 41.000 para su presentación en la Cámara

Moreno y Ávila, ayer tras el Consejo de Gobierno
Moreno y Ávila, ayer tras el Consejo de Gobierno

A nueve meses de las elecciones autonómicas, y tras el descalabro sufrido en los pasados comicios municipales, el PSOE quiere buscar votos en el movimiento 15-M asumiendo algunas de sus reivindicaciones. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, propondrá hoy en el Debate sobre el Estado de la Comunidad el denominado «escaño 110», que daría la oportunidad a un ciudadano a defender en el Parlamento andaluz una iniciativa legislativa popular. Según la consejera de Presidencia, Mar Moreno, la propuesta «nos pone a la vanguardia en participación directa y en calidad democrática», fruto del interés de un presidente «que escucha y está atento a los problemas que preocupan a los ciudadanos». Por ello, Moreno no negó que Griñán ha tenido en cuenta a los «indignados» para formular esta iniciativa, que nace de «muchas reflexiones interesantes que han estado de plena actualidad en las últimas semanas».

En concreto, el Gobierno andaluz propone que se rebaje el número de firmas para presentar una iniciativa popular en la Cámara, amoldando la cifra a la necesaria para la obtención de un diputado en las elecciones autonómicas. Por tanto, las rúbricas se rebajarían de 75.000 a 41.000, un dato similar al que lanzó tan sólo un día antes el presidente del PP-A, Javier Arenas. El portavoz de la iniciativa, por tanto, tendría la oportunidad de defenderla en los diferentes órganos del Parlamento, tanto en comisión como en el Pleno. En este caso, desde el escaño e incluso en la tribuna de oradores. Moreno llegó a adelantar que se buscaría un lugar físico en el salón del plenos, equidistante de los escaños del Gobierno y de la oposición, para que el orador «se sienta cómodo independientemente de sus opciones políticas».

Para que esta idea prospere, según Moreno, tan sólo haría falta una modificación del Reglamento del Parlamento y de la Ley de Iniciativa Legislativa Popular y de los Ayuntamientos, puesta en marcha en 1988, independientemente del «acuerdo de todos los partidos». Para la consejera de Presidencia, con esta medida el Parlamento andaluz «se convierte en el más abierto de toda España», iniciándose, por tanto, un camino «interesante» para hacer de la Cámara un espacio «más permeable» a las sugerencias ciudadanas. Por su parte, el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, consideró «patético» que Griñán «copie» una propuesta lanzada por Arenas «hace 24 horas». «La capacidad de ridículo de Griñán no tiene límites», criticó, al tiempo que se preguntó si el líder del Ejecutivo andaluz «no ha visto cómo todos los medios de comunicación reflejan esa misma propuesta, formulada este pasado lunes por Javier Arenas en Granada».

«La propuesta del diputado 110 es una copia exacta de la iniciativa de Arenas, por lo que Griñán debería pagarle los derechos de autor y el copyright», ironizó el dirigente popular, quien precisó que la única diferencia existente entre ambas propuestas radica en 1.000 firmas. En esta línea, Sanz indicó que este hecho demuestra que el Ejecutivo de Griñán es un Gobierno «sin pulso y sin rumbo» y que «hace de oposición frente a una oposición que se comporta como Gobierno». «Tenemos un Gobierno que va a rastras de la oposición», añadió.

Respecto a la medida relativa a la convocatoria de 3.000 becas de 400 euros mensuales para facilitar que jóvenes de entre 18 y 24 años con cargas familiares y en desempleo puedan retornar a la enseñanza reglada y completar las titulaciones obligatorias o posobligatorias que dejaron inacabadas, Sanz dijo que es una propuesta «fracasada y arcaica». Por último, Sanz aseguró que estas dos propuestas demuestran que Griñán «no da para más tanto dentro como fuera del partido». No obstante, consideró «positivo» el hecho de que el presidente de la Junta «comience a copiar algunas propuestas del PP-A».

El PP se centra en la lucha contra la morosidad
El secretario general del PP-A, Antonio Sanz, anunció ayer que su formación pedirá al presidente de la Junta, José Antonio Griñán, en el marco del Debate sobre el Estado de la Comunidad la puesta en marcha de un «gran proyecto de lucha contra la morosidad», fundamentalmente hacia las pymes y los autónomos. Sanz, que indició que la morosidad por parte de las administraciones ha supuesto «la muerte» de muchas empresas andaluzas, pidió al Gobierno andaluz que explique en el Debate cuánto le debe la Junta a los acreedores y empresas y «cuándo les va a pagar».

El dirigente popular consideró de una «gran inmoralidad» que muchas autónomos y pymes tengan que cerrar sus negocios porque las administraciones públicas no les pagan el dinero que les adeudan. Según precisó, la Administración andaluza tiene obligaciones pendientes de pago por valor de unos 6.000 millones de euros. Para Sanz, el Debate sobre el Estado de la Comunidad confirmará que «la única alternativa» para salir de la crisis económica la representa el PP andaluz, «frente al vacío y el agotamiento» del PSOE-A y de Griñán. También recordó que, desde las últimas elecciones, no ha habido prácticamente un día en el que Arenas «no haya presentado una propuesta al Gobierno andaluz».