Los piratas del Alakrana se «juegan» dos siglos de cárcel

36 delitos de detención ilegal y otro de robo con violencia e intimidación en las personas y uso de armas. Éstas son las acusaciones a las que se enfrentarán los dos presuntos piratas acusados del secuestro del atunero vasco «Alakrana», unos hechos por los que el fiscal solicita un total de 220 años de cárcel para «Abdu Willy» y «Raageggesey Adji Haman».

El Fiscal pide 220 años para dos de los piratas que secuestraran el «Alakrana»
El Fiscal pide 220 años para dos de los piratas que secuestraran el «Alakrana»

Además, reclama que indemnicen a con 100.000 euros a cada uno de los 36 marineros secuestrados, así como a la empresa propietaria del buque. El barco fue liberado el 17 de noviembre del pasado año tras el pago de un rescate, «cuya cuantía no se ha podido concretar».

En el escrito de acusación del Ministerio Público se relata los pormenores del secuestro del barco español, el 2 de octubre del pasado año. Esa acción se realizó «mediante el uso de la fuerza y la intimidación por parte de un grupo muy numeroso de personas procedentes de las costas de Somalia, que tenían por intención la de obtener un rescate» a cambio de la liberación de sus tripulantes. Entre ese grupo de asaltantes se encontraban «Abdu Willy» y «Raageggesey Adji Haman».

Una vez perpetrado el secuestro, los piratas somalíes se dirigieron con el «Alakrana» hacia la costa de Somalia, «para refugiarse en un puerto de los por ellos considerados seguro y a partir del cual iniciarían las negoaciaciones para conseguir el pago del rescate».

Un día después, en un momento determinado soltaron el esquife de mayor tamaño que habían utilizado para abordar el atunero, lo que fue observado por los servicios de vigilancia del Centro de Operaciones y Vigilancia y Acción Marítima, pudiendo distinguir dentro del esquife a dos personas de raza negra y «multitud de bidones o garrafas». Tras las comprobaciones pertinentes, añade el escrito del Departamento dirigido por Javier Zaragoza, un helicóptero de la fragata «Canarias» controló la zona y realizó varios disparos «de advertencia» al esquife.

Disparos
Antes esos disparos, «Abdu Willy» y «Raageggesey Adji Haman» se pusieron en pie, levantando las manos. En esas circunstancias, dos embarcaciones de la citada fragata se dirigieron hacia donde estaba el esquife en cuestión, «momento en que uno de los acusados, en concreto Raageggesey, se levantó bruscamente e hizo un gesto con la mano de busca algo en la barca», por lo que los militares tuvieron que realizar dos disparos, uno de los cuales le hirió levemente. Tras controlar la situación, los soldados subieron a bordo del esquife, donde se encontraron con 16 bidones de combustible, seis móviles de miembros del «Alakrana», utensilios de cocina, robados «para lucrarse económicamente» con ellos.