La Junta ante la posible pérdida de Cajasur retoma la caja única

El objetivo es la «construcción de una gran entidad financiera». PP e IULV-CA se muestran receptivos.

Valderas interrogó al presidente sobre el proyecto de la caja única
Valderas interrogó al presidente sobre el proyecto de la caja única

SEVILLA- La posibilidad de que el Banco de España adjudique Cajasur a una entidad no andaluza –Banco Sabadell, BBK, BBVA, Banca Cívica o Caja Madrid– ha hecho que la Junta de Andalucía retome con fuerza el proyecto de una caja única en Andalucía, que pasaría por la fusión de Unicaja y Cajasol, y, en menor medida, CajaGranada, ya que recientemente firmó un Sistema Integrado de Protección (SIP) con Caixa Penedès, Sa Nostra y CajaMurcia. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, anunció ayer en la sesión de control al Gobierno que la próxima semana se reunirá con los representantes de todos los partidos políticos –PSOE, PP, IULV-CA y PA– para impulsar «la construcción de una gran entidad financiera andaluza». Griñán busca la unidad para impulsar el «entendimiento» de Unicaja y Cajasol, dos entidades que no han cerrado ninguna operación importante en el proceso de reestructuración bancaria. La entidad malagueña ha absorbido a Caja Jaén, y la sevillana a Caja Guadalajara, dos pequeñas entidades.El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) concluye el próximo 30 de junio, y pese a que Bruselas y el Gobierno de España no descartan que se amplíe, el mapa financiero andaluz a falta de unos días aún no se ha reforzado. Como explicó Griñán, en España se han conformado tres grandes grupos: uno en torno a Caja Madrid y Bancaja; otro con La Caixa como referencia; y un tercero con Cajastur, Caja Castilla La Mancha y la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Una fusión entre Cajasol y Unicaja –con la opción de integrar a Cajasur y a CajaGranada– generaría un cuarto grupo con domicilio en Andalucía, «que podría impulsar la recuperación de la economía y, además, revertir los beneficios de su gestión en la comunidad», según afirmó el líder del ejecutivo andaluz. El presidente andaluz apostó por un proceso «rápido». Aseguró que la fusión no produciría solapamientos en las redes comerciales y defendió el modelo de cajas de ahorros, «más eficientes que los bancos». Por su parte, el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, que minutos antes le había pedido que abandonara la «neutralidad», mostró su apoyo a la iniciativa y pidió «pasar de las palabras a los hechos». En el caso del presidente del PP-A, Javier Arenas, apostó por el «consenso social, sacar a las cajas del terreno partidista y vincularlas a la economía productiva».

Primer acuerdo: cargos públicos locales, fuera de las cajasLa posibilidad que se materializará en los próximos días de un nuevo proceso de entendimiento en el sector financiero, tuvo ayer su primer fruto. PSOE-A y PP-A alcanzaron un acuerdo, a partir de una Proposición no de Ley defendida por el grupo popular ante el Pleno del Parlamento y que fue enmendada por el socialista, para avanzar en la profesionalización de las cajas de ahorro. Con esta premisa, ambos partidos acordaron que se amplíe «la inelegibilidad de los parlamentarios a los cargos públicos electos locales a los consejos de administración» de estas entidades, algo que se concretaría en una reforma de la Ley de Cajas de Ahorro andaluza, previa modificación de la Ley Orgánica Reguladora de las Cajas de Ahorros (Lorca). IULV-CA no se sumó al acuerdo y prefirió abstenerse.