Valcárcel asegura que Murcia no tendrá problemas para poder colocar su deuda

MURCIA- El presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, aseguró ayer que la Comunidad no tendrá problemas a la hora de colocar su deuda a pesar de que la agencia de calificación Moodys haya rebajado su categoría a bono basura, ya que, según aseguró; Murcia es la cuarta autonomía menos endeudada de España.

Valcárcel, que hizo estas declaraciones en Cartagena durante la inauguración del soterramiento de la Rambla de los Dolores, indicó que los inversores confían en la solvencia de la Región, algo que demuestra la última emisión de deuda de la Comunidad hace diez días, en la que se pudo aspirar a una emisión de doscientos millones de euros, a pesar de que la previsión inicial era de 150 millones. Sobre la desviación del déficit regional en 17 millones de euros sobre las previsiones, el presidente aseguró que «Murcia no es Madrid ni Valencia» y que su plan de reequilibrio económico y financiero ha sido aprobado sin problemas por el Gobierno central, por lo que los recortes planteados por la Comunidad se ajustan a los criterios necesarios para cumplir con los objetivos fijados para este año.

Valcárcel insistió además en que el déficit murciano se debe a que «incluso en periodo de crisis se han hecho inversiones» y ha primado el interés de los ciudadanos y «seguir gastando e invirtiendo» para seguir ofreciendo los mismos servicios públicos. En cuanto a la deuda de unos 600.000 euros que la Comunidad mantiene con el centro asociado de la UNED en Cartagena, el presidente aseguró que «las deudas se pagarán» y su Ejecutivo «no dejará caer la labor formativa de este centro». No obstante, y a pesar de la denuncia del delegado de personal del centro alertando de que los trabajadores no podrán cobrar la nómina de mayo, Valcárcel quitó hierro al asunto e ironizó asegurando que si esa fuera la única deuda regional, sería «el hombre más feliz del mundo y daría volteretas». Por lo tanto, el jefe autonómico mandó un mensaje de optimismo y aseguró que el Gobierno que él encabeza saldará todas las obligaciones económicas que tiene pendientes.

Soterramiento en Cartagena
Por otra parte el presidente Valcárcel, acompañado de la alcaldesa de Cartagena, Pilar Barreiro, remarcó que las obras de soterramiento que se han acometido en la Rambla de los Barreros-Los Dolores, a su paso por el tramo urbano del municipio, han permitido integrar ambos márgenes del cauce y unir los barrios Mediterráneo y Nueva Cartagena de la zona norte de la ciudad.

El jefe del Ejecutivo regional destacó la importancia de estas obras de abovedado porque «se consigue evitar el riesgo de inundaciones en época de lluvias torrenciales» y también porque «dan respuesta a las demandas de los vecinos de estos barrios que estaban separados por la rambla, además de recuperar para ellos un espacio de utilidad pública de 15.000 metros cuadrados».

 

Respuesta a una demanda histórica de los vecinos de la zona
Las obras cuya finalización se inaguraron ayer en Cartagena consistieron en el soterramiento de casi un kilómetro de longitud del tramo superior de la rambla, a través de cinco pontones de hormigón por los que pasará el agua, de cuatro metros de ancho y tres de alto para que puedan ser limpiados con maquinaria. En la parte superior, el encauzamiento ha permitido que quede una superficie de unos 15.000 metros cuadrados de espacio libre para uso público urbano. Además, las calles laterales se han unido en la parte baja con una rotonda que facilitará el tráfico rodado de la zona. El tramo inferior de la rambla, hasta el entronque con la rambla de Benipila, de 380 metros de longitud, se ha hecho a cielo abierto. Con esta actuación se ha dado respuesta a una petición realizada por el Ayuntamiento atendiendo a las demandas de los vecinos de la zona que verán unidos los dos núcleos urbanos.