La reforma laboral reducirá la competitividad de la Región

También se potencia la precariedad laboral al atacar la negociación colectiva de las condiciones laborales.

Mariano Rajoy, muy atento, siguió las explicaciones que dio José Luis Rodríguez Zapatero de la reforma laboral
Mariano Rajoy, muy atento, siguió las explicaciones que dio José Luis Rodríguez Zapatero de la reforma laboral

Murcia- La reforma laboral tendrá serias consecuencias en la Región de Murcia, que verá reducida su competitividad, a la vez que aumentará la precariedad laboral porque las medidas que la incluyen ahondan en la temporalidad, y ésta a su vez obliga a una rotación en los puestos de trabajo, lo que no permite apostar ni alcanzar la cualificación necesaria de los empleados y todo ello, afectará a la competitividad.La reforma incidirá de manera muy negativa en la contratación temporal laboral en la Región, que ya de por sí, según UGT, es una de las más superiores del territorio nacional, porque «no promueve los contratos indefinidos». En este sentido, el secretario general de UGT en Murcia, Antonio Jiménez, afirmó que la reforma «perjudicará bastante» en la Región y resaltó que «lo que en estos momentos se necesita es que promocione la contratación indefinida».El abaratamiento de las indemnizaciones por despido tampoco es un buen indicativo porque de este modo se facilita al empresario el despido en todas las modalidades de la contratación, según los sindicatos.La reforma avanza en la precariedad laboral inclinándose en individualización de la relaciones de trabajo, ya que ataca directamente a la negociación colectiva y conjunta de las condiciones de trabajo, por lo que éstas deberán de ser pactadas a nivel individual entre el trabajador y el empresario y ahí es donde gana el peso y la presión empresarial. En este sentido, el coordinador general de IU en la Región, José Antonio Pujante, señaló que la reforma conllevará «un abaratamiento del despido» generando de esta forma «una mayor presión sobre el trabajador y una ventaja para el empresario porque la capacidad de presión es mayor para el empleado que en la negociación a nivel estatal».El secretario general de CCOO, Daniel Bueno, manifestó que con esta reforma no se va a aprovechar para recomponer el sistema de contratación laboral temporal y de reducir la dualidad en el mercado de trabajo. Bueno reprochó al Gobierno central estar haciendo una campaña de comunicación de esas reformas que «consiste básicamente en distribuir humo y difuminar el alcance real de las medidas propuestas», algo que estimó «peligroso» y que no supo si achacar a «un interés o a la incomodidad que la reforma pueda haber provocado a algún miembro del Gobierno».Uno de los sectores más perjudicados por la reforma laboral serán los emprendedores murcianos, la pequeña y mediana empresa y los autónomos, que forman el 90 por ciento del tejido empresarial. Según el portavoz del Partido Popular de la Región de Murcia, José Antonio Ruiz Vivo, los empresarios «lo van a tener más difícil» con esta reforma que «premia y potencia el despido y no la contratación y la creación de empleo». «La gestión de Rodríguez Zapatero ha conllevado una perdida de competitividad en la Región porque todas sus medidas han sido negativas para la economía murciana», resaltó Ruiz Vivo, quien pidió al jefe del Ejecutivo central que una vez acabada la Presidencia Española en la Unión Europea se plantee seriamente anticipar las elecciones generales.

Una reforma InsuficienteLa patronal Croem tampoco se muestra satisfecha con la reforma laboral planteada por Zapatero al considerar que «no aborda los temas principales y peca de demasiada ambigüedad». Los empresarios murcianos opinan que la reforma sirve como punto de partida, pero que es «claramente insuficiente para conseguir la reforma laboral que necesita la economía española». Croem, que en breve presentará un informe en el que analizará el alcance de la reforma en el mercado de trabajo de la Región, señala que es necesario que «se lleven a cabo mejoras sustanciales que hagan este texto más eficaz para conseguir un incremento de la productividad de las empresas, favorecer la creación de empleo y transmitir confianza a las instituciones».