Fin del paraíso concursal

«Estamos muy lejos», asegura la Asociación de Futbolistas Españoles. La reunión que mantuvo ayer su presidente, Luis Rubiales, con el de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, sólo sirvió para conocer que a los jugadores y a los clubes les separa un mundo. La distancia que hay entre cobrar y no cobrar.

Fin del paraíso concursal. Vea el GRÁFICO COMPLETO en documentos adjuntos
Fin del paraíso concursal. Vea el GRÁFICO COMPLETO en documentos adjuntos

La AFE pretende firmar un nuevo convenio que supere, por fin, el que se firmó en 1988. Veintitrés años después, la mayor exigencia del sindicato de futbolistas es que cobren sus afiliados. Algo que a los clubes les parece un compromiso muy difícil de alcanzar. El ejemplo es el fútbol inglés, donde la Liga garantiza el cien por cien de los sueldos de sus jugadores. La AFE sólo pide que se garantice el diez por ciento de los salarios totales. «Con eso alcanzaría para pagar todas las deudas», aseguran en el sindicato.

La solución está prevista ya en el real decreto aprobado el 7 de mayo de 2010 que establece que el dinero que los clubes perciben de las quinielas debe destinarse en primer lugar a pagar a Hacienda, después a los futbolistas y, si sobra algo, se lo repartirían los clubes. La Liga decidió saltarse el trámite de pagar a sus futbolistas para repartirlo entre los clubes. Ese punto es el que más aleja a la patronal del sindicato. Y es el que puede provocar el caos en el fútbol español.

Los clubes tienen una deuda total de 3.429 millones de euros, 630 de ellos con Hacienda, pero 42 pueden ser suficientes para parar el campeonato. Es la deuda denunciada por los futbolistas ante la AFE. Si el 1 de agosto los jugadores no han cobrado, los clubes implicados podrían descender. La novedad es que la ley concursal no exime a los clubes de bajar de categoría por deudas. La demanda presentada por el Zaragoza para evitar el descenso en caso de denuncia por encontrarse en concurso de acreedores no ha sido aceptada por la juez. Un ejemplo que hace temer al resto. Y ésa es la línea que marca el proyecto de reforma de la ley concursal, que establece que en caso de impago a futbolistas debe prevalecer la legislación deportiva y, por tanto, debe consumarse el descenso de los clubes deudores.

Recurrir al concurso de acreedores ya no garantiza la impunidad. Algo de lo que se habían aprovechado hasta ahora 21 clubes en España, entre ellos los tres ascendidos: Betis, Granada y Rayo Vallecano. Si los clubes no pagan, los culpables descenderán, pero el resto no podrá comenzar el campeonato. La AFE está dispuesta a convocar una huelga en la primera jornada, prevista para el 20 y el 21 de agosto, si no se garantizan los salarios de los jugadores. Ayer, Astiazarán y Rubiales no alcanzaron ningún acuerdo y ya han previsto otra reunión para la próxima semana. El tiempo se agota para todos. El 1 de agosto es la fecha límite para que los clubes salden las deudas con sus jugadores si no quieren sufrir un descenso administrativo.

Soler, contra la trampa
«Algunos clubes de fútbol han utilizado de un modo perverso la ley concursal», advierte el secretario de Estado para el Deporte, Albert Soler. «Utilizan dinero que no tienen, mientras que otros deben que conformarse sólo con el suyo», añade. Algo que ya ha sido denuncaado por clubes como el Deportivo o el Getafe. Albert Soler se ofreció, además, a mediar en las negociaciones entre la Liga y la AFE. «No he recibido ninguna llamada de Astiazarán [presidente de la Liga], pero en el momento que me pida ayuda, por supuesto que lo haré».