Exigen más medidas para frenar el vandalismo en los parques

SEVILLA- Alrededor de medio centenar de personas, según los organizadores, se concentraron ayer en la Plaza de América convocadas por la Plataforma de Parques y Jardines de Sevilla para reclamar más medidas y «conciencia política» para poner fin al vandalismo en dichos espacios, y en defensa de la protección del patrimonio.

Según informó el presidente de la Coordinadora de Asociaciones Independientes de Sevilla (CAIS), José Baena, que también es miembro de dicha plataforma, la concentración, en la que han participado entre 40 y 50 personas, se prolongó unos 45 minutos, entre las 11:00 y las 11:45 horas.

El portavoz de la Plataforma de Parques y Jardines de Sevilla, Jacinto Martínez, fue el encargado de leer un manifiesto en el que resumió las reivindicaciones de los participantes en esta concentración reivindicativa, que discurrió sin altercados bajo el lema «No al vandalismo. Sí a la protección de nuestro patrimonio».

En concreto, dicho colectivo ciudaddano reclamó a través del citado manifiesto la creación de una «policía verde» para que vigile los parques sevillanos y «disuada a los vándalos de cometer sus fechorías», así como la constitución de una empresa pública para el mantenimiento de dichos espacios públicos.

Además, los concentrados reclamaron a las autoriaddes municipales la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) del Jardín Americano de la Exposición Universal de 1992, así como el cumplimiento de la Ordenanza de Parques y Jardines y que «se detenga la plaga del picudo rojo que puede acabar con las palmeras canarias sevillanas».

En suma, lo que reivindica la plataforma que convocó esta concentración, según resumió José Baena, es que «los parques estén bien y sigan siendo lo que siempre han sido», ya que «no se puede consentir que se destruya el patrimonio que hemos heredado y que tenemos el deber de conservar para nuestros hijos».

Por último, el presidente de la CAIS abogópor castigar a quienes cometan actos de vandalismo obligándoles a llevar a cabo trabajos con los que «reparar sus destrozos», ya que, en su opinión, esa sería la fórmula más adecuada para que «los vándalos tomen conciencia de que los parques son de todos».