Asia

La protegida de Murdoch obligada a dejar el imperio

Rupert Murdoch vivió ayer un día intenso. Tuvo que ceder a las presiones y aceptar finalmente la dimisión de Rebekah Brooks, su mujer de confianza durante los últimos 20 años.

Brooks abandona el consejo de News International
Brooks abandona el consejo de News International

Por la tarde, además, tuvo que tragarse su orgullo y pedir perdón personalmente a los padres de Milly Dowler, la niña asesinada en 2002 cuyo móvil fue intervenido por el ya desaparecido dominical «News of the World».
Uno podría pensar que a sus 80 años el magnate australiano está aprendiendo a vivir de otra manera. Al fin y al cabo, él estaba acostumbrado a dar órdenes a políticos y famosos que bailaban al son de sus titulares. Pero nada más lejos de la realidad. Lo único que está haciendo el dueño del imperio News Corporation es allanar el camino que el martes le conducirá a la Cámara de los Comunes.
De ahí se entienden sus movimientos, sus perdones de hoy en las páginas de todos los rotativos británicos y su declaración de intenciones en las cartas que ayer mandó a las empresas de publicidad para que frenen el boicot que tenían en marcha.
En definitiva, Murdoch pretende, como sea, limpiar la manchada imagen de su imperio, un imperio que hoy más que nunca tiene un heredero dudoso. La marcha de Rebekah Brooks supone un gran varapalo. Dicen que se entendía con ella mejor que con su propia hija, Elisabeth Murdoch, quien ayer la culpó de haber «jodido» la empresa, según fuentes cercanas.
El golpe también es a nivel profesional. Era Brooks la que entendía mejor su manera de hacer negocios y su prioridad por la prensa. James Murdoch, responsable del negocio familial en Reino Unido y Asia, siempre ha estado más centrado en la televisión. Ahora, cancelada la operación de la compra total de BSkyB, el cambio de ciclo que se esperaba en News Internacional, la filial británica del imperio, es incierto.
La competencia, además, no desaprovecha ocasión alguna para avivar más el fuego del escándalo por las escuchas ilegales. El diario «The Guardian», máximo responsable de que todo saliera a la luz, denunció ayer que altos cargos de Scotland Yard trataron de convencer al rotativo para no seguir con sus investigaciones sin revelarles que el cuerpo de Policía había contratado a Neil Wallis, segundo de a bordo de «News of the World», como asesor. La maraña cada día se complica más.

El «apaga- fuegos» de News Corp
El neozelandés Tom Mockridge sustituirá a Rebekah Brooks como consejero delegado de News Internacional. Lleva 20 años vinculado al imperio mediático de Murdoch y desde 2002 era consejero delegado de Sky Italia, la plataforma digital del magnate australiano en ese país. Mockridge ya ha demostrado su habilidad para trabajar en situaciones de crisis. En Italia, protagonizó duros enfrentamientos con el primer ministro Silvio Berlusconi, dueño también de un grupo mediático, Mediaset, para consolidar la plataforma Sky, que tiene cinco millones de abonados en todo el país.