Calor de día y de noche por Roberto BRASERO

La Razón
La RazónLa Razón

Brillará con fuerza el sol este fin de semana en un paisaje de cielos despejados. Pero las temperaturas que tendremos en España no responderán sólo a los efectos de los rayos solares. El aire que poco a poco irá ocupando nuestra atmósfera de sur a norte es un aire que ya viene con una temperatura elevada. Aire cálido que se recalienta. Ahí esta la explicación del panorama meteorológico de estos próximos cuatro días que, por lo demás, no es nada que no hubiera ocurrido antes. El verano es verano porque hace calor. Pero algunos días del verano son más calurosos que otros. Y algunos lo son especialmente. En esta última categoría tenemos que encuadrar los de este fin de semana, el lunes y martes (menos en Galicia donde el martes ya volverán a valores más llevaderos). Hablamos de los días pero no hay que olvidar de ningún modo sus noches. Ya hemos dicho que no es sólo el sol el responsable de este ascenso térmico y esa masa de aire recalentado también se dejara notar tras el ocaso. En los grandes valles peninsulares del Tajo o Guadalquivirir, y el lunes en el Ebro, no será raro ver termómetros con 30 grados cerca de la medianoche y que bajen de madrugada hasta los 23 o 24 para comenzar enseguida a remontar desde una mínima tan elevada de salida. Noches tropicales, como se suelen llamar aquéllos en que la temperatura no baja de los 20 grados en toda la noche. Lo bueno de esta situación es que parece que no durará mucho y a partir del miércoles seguirán siendo veraniegas, pero ya no tan extraordinarias. Empezamos cumpliendo la previsión de que vamos a tener un verano más caluroso de lo normal.


Roberto Brasero