Noche sin descanso en la sierra de Atamaría por el calor y el viento

Los servicios de Emergencias se mantienen en alerta por las altas temperaturas, la Región estuvo ayer y estará hoy en alerta amarilla, y las ráfagas de viento que superarían los 25 kilómetros por hora y reavivarían las llamas que aún continúan en algunos puntos de la sierra de Atamaría, donde el pasado jueves se originó un incendió que obligó al desalojo de los vecinos de la pedanía de Portmán.

Los retenes forestales se concentraron ayer en los puntos más «calientes» para evitar que las llamas se reaviven
Los retenes forestales se concentraron ayer en los puntos más «calientes» para evitar que las llamas se reaviven

De esta forma, entre la tarde y la noche de ayer y del pasado viernes, los efectivos se mantuvieron en alerta ante una posible rápida propagación por encontrarse en una zona arbolada. Así, los retenes forestales se repartieron por los puntos más «calientes» para evitar que se reactivase de nuevo el incendio.

Por lo que «aunque el perímetro está controlado debemos de ser prudentes», aseguró el consejero de Presidencia, Manuel Campos, tras la reunión con los responsables de los servicios de Emergencias y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad para analizar la situación actual del incendio.
Se trata, señaló Manuel Campos, «de un control estabilizado, porque hay que ser prudentes y el viento puede soplar y avivar algunos puntos calientes». Asimismo, añadió el responsable autonómico que «todo ha acontecido muy rápido, la zona se ha quemado con cierta premura y eso puede hacer que algún momento surgieran las llamas», quien además confirmó que el perímetro afectado es de 30 kilómetros, «tan solo afecta a 420 hectáreas, de las cuales 380 están incluidas en la Red Natura, en el Parque Natural». Hay que tener en cuenta, prosiguió, que «aunque esas 380 hectáreas son lugares de importancia comunitaria (LIC) no ha afectado a zona ZEPA (Zona de especial protección para las aves), lo cual es muy importante».

De tal forma, ante la situación y de momento, explicó el consejero, la carretera de acceso a Portmán se mantiene cortada para que los vehículos no dificulten las labores de extinción y por cuestiones de seguridad por si se reavivara el incendio. En principio, añadió, no se permite el paso en los accesos a todas las zonas afectadas, Peña del Águila, Monte de las Cenizas, y zonas colindantes.

Campos aprovechó el momento para hacer un llamamiento a la población para que no se personen en el perímetro del incendio, «ni siquiera, si es posible, que tuvieran relación con la zona que ha podido estar afectada» porque, continuó, «dificultan las labores de extinción». Así, rogó a todos los ciudadanos que atiendan las indicaciones de los forestales, UME, bomberos, Guardia Civil y Policía Local «y que si pueden hacerlo que no transiten por caminos que conecten con la zona incendiada». Actualmente, apuntó, trabajan más de 200 personas en las tareas de extinción, con tres helicópteros de la Comunidad, cinco brigadas forestales, ocho vehículos de bomberos y cuatro de Protección Civil.

Además la Unidad Militar de Emergencias cuenta con una sección de 50 soldados, otra que se dedica a las labores de logística y una tercera que hoy está de descanso, "pero que puede estar operativa en cualquier momento".
Estos efectivos, señaló, "continuarán en la zona controlando el perímetro y las zonas donde se puede reavivar el fuego, teniendo en cuenta que el viento de hoy puede soplar a más de 25 kilómetros por hora".


Continúan investigando el origen del incendio
- Sobre las causas del fuego, Campos insistió en que no hay datos nuevos al respecto, «existe una simple sospecha que no está avalada por indicios ni por ningún tipo de pruebas, tampoco tenemos ningún sospechoso».
Por ello, aclaró, «la hipótesis sigue abierta, pero no tenemos ningún dato que nos pueda permitir esa afirmación con sentido riguroso y jurídicamente correcto». Hoy volverá a realizarse una reunión entre miembros del Ejecutivo regional y efectivos de Seguridad y Emergencias.