FC Barcelona

Touré e «Ibra» cara y cruz

El marfileño firmará en las próximas horas con el Manchester City. El sueldo del sueco, un problema 

Touré e «Ibra», cara y cruz
Touré e «Ibra», cara y cruz

BARCELONA- Una vez alcanzada la tan ansiada paz social con la victoria de Sandro Rosell en las urnas, la actualidad del Barcelona durante los últimos días de mandato de Joan Laporta llega marcada por la posible salida de dos jugadores. La de Touré Yaya, que se cerrará en las próximas horas, y la de Zlatan Ibrahimovic, que se complica un poco más cada día que pasa.La venta del centrocampista marfileño lleva ya muchas semanas madurándose. Pep Guardiola cuenta con él, pero la voluntad del representante, con la aquiescencia del jugador, ha obligado al Barça a tener que escuchar ofertas. La única que ha satisfecho sus expectativas es la del Manchester City. El club inglés está dispuesto a pagar cerca de 30 millones por Touré. El acuerdo entre clubes es total, igual que entre el jugador el y City. Sólo falta que se plasme en un contrato, lo que sucederá en las próximas horas, con lo que el traspaso ya se podrá hacer oficial.La llegada de Villa ha acelerado los planes que tenían los azulgrana con Ibrahimovic, al que estarían encantados de «colocar» donde sea. Pero, a diferencia de lo que ocurre con Touré, con el sueco la cosa es diferente y mucho más difícil. El jugador no es especialmente contrario a abandonar la disciplina «culé», pero no está dispuesto a rebajar su sueldo, que supera los diez millones de euros por temporada.En las oficinas del Barcelona se han recibido varias ofertas por el ariete sueco, la mayoría procedentes de los grandes clubes de la «Premier», pero todas se han vistro frenadas por las diferencias económicas con el jugador. Estas dificultades provocarán que tenga que ser el director deportivo que nombre Sandro Rosell, y que sustituirá a Txiki Begiristain, el que tenga que lidiar con el problema.Una de las opciones que se han barajado es la de un trueque con el Arsenal a cambio de Cesc Fàbregas, el principal objetivo de los azulgrana. Precisamente, el centrocampista español lleva varios días recibiendo mensajes en el móvil de su amigo Leo Messi, que intenta acelerar la operación.