Literatura

«Algunos aún creen que Suecia es perfecta»

Lleva a Barcelona «La tormenta de nieve», su nuevo gran éxito de ventas

 
 

Johan Theroin es uno de los más recientes fenómenos literarios del género negro procedentes de la fría Suecia. Su serie de cuatro novelas, centradas en la isla de Öland, se basa en las estaciones del año para construir una insuperable trama de suspense y misterio. El autor acaba de publicar , «La tormenta de nieve», segunda entrega de esta tetralogía, que presentó ayer en la Semana de Novela Negra de Barcelona.

–¿Qué anima a un periodista a dedicarse a la literatura de ficción?
–Empecé escribiendo ficción antes de dedicarme al periodismo. Me decían que me pasaba el día en Babia llenando cuartillas con relatos, pero siempre ha sido mi pasión. Era una adicción que necesitaba explotar, aunque contaba con el precedente de haber publicado algunos relatos breves en diarios.

–¿Por qué eligió las cuatro estaciones como eje de la serie?
–Fue una casualidad. El primer título, «La hora de las sombras», transcurre en otoño y cuando empezaba a pensar en la segunda entrega ya tenía claro que sucedería en invierno. ¿Por qué no describir el paisaje de la isla durante todo un año? Es, además, un tiempo que marca mucho la vida en Öland. Se trata de una isla de contrastes bastante fuertes. Piense que en invierno apenas hay 10.000 habitantes, mientras que en verano pasan a las 200.000.

–¿Son reales las historias que cuenta?
–Crecí con ellas porque me las contaba mi abuelo, que habitaba en la isla. Después empecé a leer novela negra y ambas cosas me gustaban. En todo caso, es el lector quien debe decidir si estos fantasmas existen o solamente forman parte de la mente de los personajes.

–La isla de Öland que aparece en sus libros, ¿es real o imaginada?
–Se parece mucho al lugar que narro en estas novelas. Existe tal y como yo la describo. Sí ha podido cambiar alguno de los nombres, pero todo está basado en la realidad. En este caso lo que más me interesaba era captar el ambiente y el paisaje de Öland. Además, los habitantes de la isla se lo han tomado estupendamente. En la pequeña librería que hay allí ya se han vendido unos cuantos miles de ejemplares.

–Suecia se ha convertido en uno de los principales focos de narrativa policiaca, con autores que van de Mankell a Larsson. ¿A qué cree que se debe esa fascinación por el género en su país?
–Tengo mi propia teoría. Cuando hace veinticinco años se asesinó al primer ministro Olof Palme, crimen aún sin resolver, se originó un drama nacional. La gente empezó a superar ese golpe a través de la lectura. ¿Que por qué interesan al resto del mundo? Aún hay quien cree que Suecia es un país perfecto. Siempre ha existido curiosidad por ver las fisuras de un sistema que parece que no las tiene.