El TPI se queda sin juzgar a Saif

Saif Al Islam con la brigada de Zintan que le cazó vivo el sábado en el sur de Libia
Saif Al Islam con la brigada de Zintan que le cazó vivo el sábado en el sur de Libia

ISLAMABAD- Saif Al Islam es un trofeo demasiado valioso para Libia como para ser entregado a La Haya. El nuevo Gobierno libio, que será investido el fin de semana, según anunció ayer el primer ministro designado, Abdel Rahim El Keib, quiere demostrar que es capaz de hacer justicia, respetando las leyes internacionales. «La ley libia aclara la competencia de los jueces libios en el procesamiento de sus ciudadanos», declaró el ministro libio de Justicia, Mohamed Allagui, tras entrevistarse con Luis Moreno-Ocampo, el fiscal del Tribunal Penal Internacional (TPI). Moreno-Ocampo aterrizó ayer en Trípoli con la idea de discutir con las nuevas autoridades la situación de Al Islam y del ex jefe de los servicios de Inteligencia, Abdula Al Senusi, presuntamente arrestado en la localidad de Sabha.

Aunque el fiscal del TPI esperaba que las negociaciones iban a ser duras, simplemente no se dio lugar a ellas. La respuesta del ministro libio de Justicia fue un «no» rotundo. «En una sola palabra: no vamos a entregarlo», sentenció Allagui. Ahora queda por ver cómo y cuándo serán entregados los dos «prisioneros de guerra», a las autoridades libias. Los rebeldes de Zintan acordaron que entregarían a Saif Al Islam una vez formado el nuevo Ejecutivo, a la espera de una jugosa recompensa. Las autoridades de Trípoli cumplieron ayer con su parte y compensaron al jefe de las fuerzas rebeldes de Zintan, Osama Al Juwali, con el cargo de ministro de Defensa.

A Moreno-Ocampo se le presenta un gran dilema. La orden de detención del TPI por posibles crímenes de lesa humanidad contra Al Islam y Senusi fue formulada bajo el régimen de Gadafi, pero ahora las nuevas autoridades han dicho que ellas mismas organizarían el proceso. Esto complica la situación judicial de Al Islam y Senusi, ya que el TPI tiene competencias para juzgar crímenes siempre y cuando los procesados no sean perseguidos por las autoridades judiciales del país.

 

El menor de los Gadafi, con vida
El hijo más joven del fallecido Muamar Gadafi, Jamis, estaría vivo y oculto en la localidad libia de Terhouna, según informó una fuente del Ministerio de Defensa del CNT a la agencia Xinhua. Además, asegura que las fuerzas del CNT han localizado el escondite de Jamis en Terhouna, a 90 kilómetros de Trípoli, y que esperan capturarlo en las próximas horas. En agosto el CNT había asegurado que el benjamín de los Gadafi había muerto en los combates.