Actualidad

Isabel Bonig: «No podemos esperar 15 años al Corredor»

Defiende el «tercer hilo», una obra «realista y no faraónica» y lamenta la falta de apoyo de la oposición

Semana intensa en la Comunitat, el nuevo plan de ajuste del Consell ha eclipsado el anuncio de una infraestructura que beneficiará mucho a la economía valenciana. El «tercer hilo» permitirá que desde Alicante hasta la frontera francesa los trenes de mercancías circulen por ancho europeo. Tendrá enlace con el puerto y también empresas como la Ford. Como siempre, hay a quien no le parece suficiente.

-Ya ha expresado su satisfacción por los compromisos adquiridos el pasado lunes por la ministra de Fomento, Ana Pastor, pero ¿algo se habrá quedado en el tintero?
-Sabíamos a lo que venía, a presentar el proyecto de implantación del ancho europeo en el Corredor Mediterráneo, actuación que es para nosotros fundamental. Eso, junto al anuncio de la licitación del AVE a Castellón, creo que fueron dos importantes noticias y compromisos. Obviamente quedan muchas cosas en el tintero y el resto de legislatura ya dará tiempo a analizarlo. Todo dependerá de cómo evolucione la economía.

-No hubo referencias al Eje Pasante, a la Estación Central o al AVE a Alicante, que no tiene fecha. ¿Tiene previstas otras reuniones?
-Sí. Se nos ha acusado de no ser reivindicativos, el presidente Fabra ha sido muy claro. La situación de España es de emergencia nacional, muy complicada. Aquí ha habido un despilfarro y un descontrol del déficit total y absoluto y además se mintió a los españoles. La Unión Europea ha corroborado que el déficit de 2011 fue de dos puntos por encima del que dijo el Gobierno de Zapatero. 25.000 millones de más. Ahora hay que recortar gastos. Es el momento de arrimar el hombro y ser igual de reivindicativos que lo fuimos con el Gobierno del PSOE. Con respecto al AVE a Alicante, lo que ha ocurrido es que el anterior Gobierno dejó un tramo sin adjudicar. Faltaba el montaje de vías del tramo en la zona de Almansa, Caudete y La Encina, por lo tanto, era imposible que llegase a finales de año. Lo importante es que en marzo se licitó por valor de 36,5 millones. Hay ocho meses de ejecución de la obra es de ocho meses y llegará tres meses antes o después.

-Tampoco dio fecha para el AVE a Castellón.
-Dijo que se licitará en mayo. La ministra ha dejado muy claro que no va a prometer aquello que no pueda cumplir. Por ello, son tan importantes sus manifestaciones.

-Ya que menciona el despilfarro del Gobierno de Zapatero, ¿no cree que algo de esto también ha habido en la Comunitat?
-Las cosas se han hecho en un contexto económico diferente, probablemente deberían haberse mirado algunas inversiones, pero también hicieron posible el cambio espectacular que ha habido en la Comunitat. Aunque nos estén dando por todos sitios, podemos presumir de que esa inversión existe. Hay un antes y un después en los Gobiernos del PP. Hay colegios, institutos, carreteras, centros de salud, hospitales. Eso está ahí. No ha ido en ERE ni a fondos de reptiles. Se suplió con fondos de los valencianos lo que en época de bonanza el Gobierno del PSOE nos negó. Zapatero hizo obras, pero menos de las que nos correspondían. Admito que aquí algo se ha hecho mal, es evidente y así lo pagará quien lo hizo, pero también hay que reconocer las cosas bien hechas.

-El AVE a Galicia centra los «recelos» de otros territorios. ¿Qué le parece que este reciba presupuestos directos del Estado y que el de Castellón tenga que confiar en la iniciativa público-privada?
-La ministra explicó que las obras están iniciadas y habrá que finalizarlas. Además, formamos parte de un Estado en el que siempre ha sido una constante entre la solidaridad entre todos los territorios. Reclamábamos el AVE a Valencia que llegó en el número 20, primero lo hizo a Sevilla, no sé si porque el presidente del Gobierno era de allí y ahora porque es de Galicia… Personalmente, creo que no debemos entrar en estas discusiones de unos sí y otros, no. Las obras estaban empezadas y había que acabarlas y hay que dar servicio a otras zonas de España. Lo importante es que lo que esté empezado acabe. Alicante y Castellón van a tener AVE. Además, con respecto al «tercer raíl» del Corredor Mediterráneo dijo algo muy importante, y es que si no hay financiación público-privada tendrá inversión del Estado. Saldrá sí o sí. De todas formas, ya hay empresas interesadas y lo han anunciado.

-Muchos creen que esto es un premio de consolación.
-¿Sabe lo que echo de menos? Que en un momento de tantísima complicación seamos incapaces de aunar esfuerzos en un proyecto que es bueno. Probablemente, le digo que va a ser el proyecto más importante de esta Comunidad, y de España, porque aquí tenemos la población, la capacidad de exportación y los puertos, por donde, además de la cultura entra la riqueza. Los datos de crecimiento de los puertos de las capitales de provincia son espectaculares. Son locomotoras para la economía. Que en estos momentos, todavía estemos discutiendo que si eso es un carril bici, que si es un premio de consolación, a mi me apena. No se está siendo justo. Exigir el Corredor Mediterráneo, perfecto. El presidente Fabra y yo somos los primeros. Pero hay que ser conscientes de la cuestión económica. Cuesta 47.000 millones de euros porque se trata de doble vía de AVE y doble convencional para mercancías, y otra cuestión en la que no se incide, es en la tramitación administrativa. Sólo para aprobar un plan general de una ciudad de tamaño intermedio se puede estar diez años. Para un proyecto de estas características, que hay que hacer muchísimos más trámites… podemos estar entre diez o 15 años en el mejor de los escenarios. ¿La gente piensa que la economía puede aguantar este tiempo?

-¿De verdad es tan vital para la economía?
-El puerto de Valencia o está conectado en 2015 con ancho europeo o deja de ser puntero. Barcelona lo tiene desde el 1 de enero de 2012. Nosotros movimos en 2011 un total 4,3 millones de toneladas de contenedores y Barcelona estaba en 1,9, pero va subiendo. Para el sector de las petroquímicas, de la exportación y para el automovilístico la reducción de costes es brutal, en torno al 18 por ciento, y esto es o la eficacia de muchas empresas o costes adicionales que hacen inviable el proyecto, cierran y se marchan o se deslocalizan. Por eso, esta alternativa, que no es definitiva, que es la primera fase, es tan importante porque en 2015 permitirá la conexión Sagunto, Castellón y Valencia y en 2016 en Alicante. Mantendremos la competitividad. ¿Vamos a renunciar a esto? Se nos ha criticado por obras faraónicas, pues este es un proyecto realista, con una inversión de 1.230 millones, pero con una repercusión brutal a efectos de economía, que es lo que necesita toda España.

-¿Si no gobernase el PP lo hubiesen presentado igual?
-Sí. Es más, antes de octubre nosotros empezamos a trabajar con esta posibilidad. Surgió de conversaciones que mantuve cuando llegué a la Generalitat con importantes sectores de la Comunitat. Ellos me hicieron llegar esta necesidad y entonces gobernaba el PSOE. Empezamos a trabajar de manera muy sigilosa, y en octubre, cuando se declaró el Corredor Mediterráneo como prioritario por la UE, encargamos el proyecto para ver su viabilidad. Fue financiado por las empresas del puerto. Sabíamos que debía ser serio, con plazos, con cifras reales y que fuese técnicamente posible y por eso se estuvo trabajando. Cuando llevamos el proyecto a la ministra le encantó y dijo que sí.

-Explíqueme por qué la ministra Pastor afirma que decir que votó en contra del Corredor en Bruselas es «faltar a la verdad».
- Se achaca al PP que comunicamos mal, puede ser. Ella me había trasladado el apoyo unánime del Gobierno de España al Corredor Mediterráneo, por eso, después de lo sucedido en Bruselas yo llamé a la ministra y me envió su intervención. En ésta queda reflejado que en la Comisión Europea no se vota, sino que los distintos países hacen sus consideraciones. Inició su intervención aplaudiendo la decisión del Gobierno de España de incluir el Corredor Mediterráneo, pero también exigió otras conexiones. Se sobredimensionó, se comunicó mal. Lo importante es que tanto la ministra y el presidente Rajoy han repetido por activa y por pasiva que el Corredor Mediterráneo es prioritario.

-¿Confía en que se ejecute el Corredor Mediterráneo?
-Sí. De hecho la alta velocidad se sigue ejecutando y eso forma parte del Corredor.

-Partiendo de que son tiempos de restricción presupuestaria, ¿se ha marcado un objetivo mínimo de licitaciones?
-En estos momentos de dificultad económica las licitaciones son bien pocas, tenemos Plan Confianza, donde teníamos 1.057 obras, 551 millones de euros, algunas tan importantes como la ronda oeste de Castellón o la vía parque de Alicante. Acabaremos ese plan, la conservación y mantenimiento de carreteras y será complicado abordar nuevas licitaciones. Yo me he marcado dos objetivos: pagar y sacar adelante el Corredor Mediterráneo, el proyecto del tercer carril.

-En la legislatura pasada se intentó sacar adelante infraestructuras con financiación público-privada y no funcionaron. ¿Queda alguna otra opción para que el sector de la ingeniería, de los contratistas pueda sobrevivir?
-Es complicado si no remonta la economía y conseguimos mayores ingresos. En estos momentos estamos endeudados hasta el tope porque arrastramos años de financiación injusta. La financiación público-privada, hay que reconducirla. Puede ser que no sirva para financiar carreteras, pero sí en temas ferroviarios. La ministra Pastor presentará en junio un Plan de Infraestructuras Ferroviarias, Viarias y Urbanas 2012- 2024 para el que estamos preparando proyectos.

-¿Es la reforma urbanística en preparación la definitiva?
-Lo vamos a intentar. Una ley debe surgir con vocación de permanencia. Hay que aprender de los legisladores anteriores, de la claridad con la que está redactado por ejemplo, el Código Civil. El urbanismo y el medio ambiente son cuestiones complejas, pero hay que redactar las leyes de manera clara. Queremos contar con la opinión de todos los colectivos y con el apoyo, al menos del PSOE. Se ha hecho mucha demagogia, y mucho daño a la Comunitat en esta materia, se han hecho a veces críticas injustas.

-¿Cómo queda la figura del agente urbanizador?
-Se mantiene, hay que mantener lo bueno y corregir los errores. Sobre todo hay que simplificar, no puede ocurrir que un plan general se esté tramitado durante más de diez años.

-La burbuja inmobiliaria se pinchó hace años, pero aún así muchos ciudadanos no pueden comprar un piso. ¿Qué medidas contempla para facilitar el acceso a la vivienda?
-Las entidades financieras no dan crédito porque tienen su propio «stock». Estamos hablando con ellas para sacar en alquiler o en alquiler con opción a compra pisos a precios asequibles. También queremos poner a disposición de los ciudadanos las 16.000 viviendas que conforman el parque público. Estudiamos hacerles descuentos si ellos las acondicionan y trabajamos en convenios con Ayuntamientos u otro tipo de asociaciones como Cáritas.

Publicidad


DE CERCA
Isabel Bonig llegó al Consell desde la alcaldía de la Vall d'Uixó. Esta abogada es una política peleona. No esquiva las preguntas y responde con una avalancha de datos abrumadora. En su discurso hace siempre bandera de su ideología, la del PP. Su fuerte, una memoria privilegiada.