El «humo» de los aparcamientos:sólo 900 plazas de 6500 prometidas

El PP denuncia que Movilidad oculta el número de afectados que han reclamado la devolución de la fianzas cobradas.

No más que «tierra removida» en Rafael Salgado y El Valle
No más que «tierra removida» en Rafael Salgado y El Valle

SEVILLA- «...En tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada». La enumeración gongorina da una idea bastante representativa de la suerte que ha corrido el Plan Director de Aparcamientos, lanzado en el año 2005 por el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, como la «panacea» contra la tradicional carencia de parkings públicos y «aliviadero» del tráfico cada vez más intenso de la capital. Sin embargo, de las 19 infraestructuras prometidas en 2005 –todas tenían que estar acabadas en 2007, ¡ojo!– a día de hoy sólo se han culminado dos, ambas en la zona de Triana. Es decir, de un total de 6.570 plazas, el Ayuntamiento sólo ha sido capaz de poner a disposición de los sevillanos 900, menos del diez por ciento de lo asegurado hace ya más de medio lustro.
Además, el «plantón» de la empresa Equipark –adjudicataria de las obras de hasta trece garajes– por su falta de liquidez y el «fraude» del Ayuntamiento al planificar obras en suelo privado, alejan mucho el horizonte de construcción del resto de infraestructuras, sobre el que pesa ahora la losa de una tramitación ardua. Esta situación corre paralela al proceso judicial abierto contra la Delegación de Movilidad, después de que los juzgados admitieran la denuncia de numerosos vecinos que en su día pagaron las fianzas correspondientes al futuro usufructo de las plazas.
Fuera del Plan, sólo los parkings de José Laguillo, Sinaí y Mendigorría –este último concluido 30 meses después de lo previsto– figuran en la nómina de inauguraciones de la «era Monteseirín». Un pobre balance. Así, Sevilla sobrevive con el cupo de aparcamientos movilizado en la época de gobierno del PP, según destaca el concejal popular Ignacio Flores, quien considera que «será muy difícil que el Ayuntamiento pueda empezar las obras de los aparcamientos que quedan antes de las elecciones». El PP denuncia, además, las irregularidades en los expedientes y la «opacidad» de Movilidad sobre los datos de fianzas devueltas a los vecinos y cuántos las han reclamado. «No dicen nada de nada», apostilla Flores.


Paralizados tras su inicio
No más que «tierra removida» en Rafael Salgado y El Valle

Bami (plaza de Rafael Salgado) y El Valle siguen esperando. Aunque el Ayuntamiento prometió reiniciar unos trabajos paralizados por los problemas financieros de Equipark, a día de hoy no se trabaja en la zona. La obra se abandonó con apenas la «tierra removida» y la zona vallada, por los que no se espera una ejecución completa en un horizonte cercano. En El Valle, la empresa concesionaria sigue sin presentar el informe arqueológico por sus impagos a los técnicos, retrasando el proceso. Los vecinos de estas zonas han liderado las protestas de los afectados por el «fraude» del Plan.


15 garajes sin futuro, muchos sin expediente de obra
Hasta quince aparcamientos, lo que supone una gran mayoría del paquete municipal, continúan «muertos», sin que se haya tocado una sola piedra y, en muchos casos, sin que conste siquiera proyecto de obras. En esta situación se encuentran los garajes de Las Golondrinas, Sánchez Pizjuán, San Lázaro y Las Almenas, dependientes de la empresa Aparca, así como Zodiaco, Rafael Laffón, Pueblo Saharaui, Memphis, Argantonio, Cueva de la Pileta, Andalucía Residencial, Eva Cervantes, Plaza Mayor, Árbol del Rey y Plaza de la Romería, inicialmente adjudicados a la sociedad Equipark.
Imposible aventurar una fecha de inicio de obras, por más que el Ayuntamiento ya haya barajado –y prometido– algunos e imposible imaginar cuándo podrán disfrutar de estas instalaciones los vecinos, que ya pagaron para ello un canon predeterminado.


Triana se salva del «fiasco»... pero no de las grietas
Los aparcamientos de la avenida de Coria y Crucero Baleares son los únicos que se han culminado. El primero, también conocido como la Dársena, se inauguró en agosto de 2008, con 457 plazas y cinco millones de euros de inversión. El segundo, también en Triana pero en este caso en la esquina de la Ronda con la calle Crucero Baleares, deparó al Ayuntamiento, durante su construcción, un serio quebradero de cabeza.
Las obras empezaron en 2006 y, a finales de 2007, los vecinos de los bloques ubicados en la calle de Manuel Arellano denunciaron la existencia de grietas de hasta cinco centímetros. Los residentes «convivieron» durante 2008 con el temor a un desplome, aunque el Ayuntamiento siempre defendió la seguridad. Aún hoy, con el parking abierto en junio de 2010, siguen lamentando incidentes de este tipo.