El alcohol durante el embarazo podría afectar al semen de los hijos

Los hombres con madres que bebieron más de 4 cervezas a la semana durante el embarazo presentaron concentraciones de espermatozoides un 32% más bajas.

La ingesta de bebidas alcohólicas durante el periodo de embarazo afecta a la concentración de espermatozoides de los hijos en la edad adulta, según los resultados de un estudio realizado por el Departamento de Medicina Laboral del Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca), presentados este martes en la 26 Conferencia Anual de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, celebrada en Roma (Italia). En concreto, los investigadores daneses observaron que si las mujeres tomaban 4,5 bebidas alcohólicas por semana, o más, durante el embarazo, la concentración de espermatozoides de sus hijos, medida unos 20 años después, era un 32 por ciento inferior a la de los hombres que no estuvieron expuestos al alcohol en el vientre materno. En este sentido, el estudio utilizó la medida de "una bebida"como la equivalencia a 12 gramos de alcohol, similares a una cerveza de 330 mililitros (ml), un vaso de vino pequeño (120 ml) o un vasito de licor (40 ml). El equipo dirigido por la doctora Cecilia Ramlau-Hansen ha estudiado a 347 hijos de 11.980 mujeres con embarazos simples, reclutadas entre 1984 y 1987. En torno a la 36 semana de embarazo, las madres contestaron un cuestionario sobre estilos de vida y salud y se hizo un seguimiento de los hijos entre 2005 y 2006, cuando tenían entre 18 y 21 años de edad, cuando se tomaron y analizaron muestras de su semen y sangre. De este modo, los investigadores observaron que los hijos de las madres que tomaron 4,5 bebidas alcohólicas por semana o más tenían concentraciones medias de 25 millones de espermatozoides por mililitro, mientras que los hijos menos expuestos al alcohol tenían concentraciones de espermatozoides de 40 millones/ml.El consumo de los padres no afectaLos investigadores estudiaron asimismo si el consumo de alcohol por parte de los padres tenía algún efecto. "Se estudió la asociación entre la ingesta total de los padres y la calidad del semen de sus hijos y se comprobó que el alcohol consumido por el padre no estaba asociado con el volumen de semen o la concentración de espermatozoides", explica la doctora Ramlau-Hansen. No obstante, los resultados obtenidos con las madres revelan que "es posible que el consumo de alcohol durante el embarazo tenga un efecto perjudicial sobre el tejido productor de espermatozoides de los testículos fetales (y por consiguiente, en la calidad del semen más adelante en la vida) pero este estudio es el primero en su género, así que hay que seguir investigando en este campo para poder determinar si existe o no algún vínculo causal, o para señalar límites seguros para el consumo de bebidas alcohólicas", señala la directora del estudio.