El choque de Loranca «no fue un accidente laboral»

Metro descarta errores técnicos y apunta a un fallo humano como causa

El convoy en el que fallecieron José Manuel y Jeanne llegó a cuadruplicar la velocidad permitida en ese tramo
El convoy en el que fallecieron José Manuel y Jeanne llegó a cuadruplicar la velocidad permitida en ese tramo

MADRID- Ha pasado casi un mes del accidente en el que murieron el gerente de Metro José Manuel Pérez, de 35 años, y Jeanne A. L., de 17, y sigue habiendo incógnitas sobre qué ocurrió y quién conducía. Sin embargo, en los últimos días se ha dado un paso importante en la investigación. El martes se reunió el Comité de Seguridad y Salud, integrado por los sindicatos y la empresa Metro de Madrid, y ésta manifestó que no considera que se trate de un accidente laboral, pues «no se han encontrado indicios en la investigación que hagan pensar lo contrario, no hay constancia de que fallaran las medidas de seguridad o algún protocolo». Esta información es clave, ya que, según fuentes no oficiales de Metro, «era necesario aclarar si había algún fallo en la vía o en el tren para establecer si se trata de un accidente laboral, pero, si no es así, todo indica a que fue culpa del conductor».
En conducción manual
Como informó este diario, fuentes de la investigación aseguraron que el tren llegó a cuadruplicar la velocidad permitida en una vía de ese tipo si no se están realizando pruebas, algo que no se baraja, ya que, como declararon algunos trabajadores de la compañía, «no resulta muy probable que meta a su familia –su mujer y su hijo iban en la cabina y resultaron heridos– en un tren averiado». En este sentido, cabe añadir que «llevaba una conducción manual y no automática, puesto que hubiera frenado solo», lo que coincidiría con la tesis que apunta a un error humano y no técnico.
En cualquier caso, Metro señaló que «la investigación sigue abierta y si aparecieran indicios sobre un posible accidente laboral, se cambiaría la declaración».
Aunque la empresa considere que no han fallado los protocolos actuales «se está revisando toda la normativa vigente para determinar qué se ha quedado obsoleto o qué puede mejorarse. Por ejemplo, en las vías principales se graba todo lo que se habla con los puestos de mando, pero en las vías secundarias –como la del accidente– no. Se está pensando en aplicar esta medida. De todos modos, se está revisando todo, no sólo lo relacionado con este caso», incidieron las fuentes consultadas por LA RAZÓN. Desde la compañía aseguran, sin embargo, que «no se está revisando nada porque la investigación sigue su curso y no sabemos qué pasó. Lo que sí se está haciendo es repartir unas circulares a los jefes de línea para recordarles la normativa, como quién puede entrar en una cabina».
A pesar de que las investigaciones están avanzadas, habrá que esperar 20 días para conocer el informe que aclarará qué pasó y quién conducía. Fuentes de la investigación situaron a los dos fallecidos en la parte delantera de la cabina, pero por la situación en la que fueron encontrados, es «prácticamente imposible» que José Manuel llegara a los mandos. Estas cuestiones se sabrán con el análisis del ADN de la sangre que se encontró en la butaca del conductor y con la información que se obtenga de la caja negra.

Cavero dará explicaciones en la asamblea

El Consejero de Transportes, Pablo Cavero, comparecerá a petición propia en en la Asamblea para informar sobre la situación actual de Metro de Madrid. Esta decisión pone un punto en la exigencias de los grupos de la oposición en la Cámara regional que habían pedido su comprecencia para explicar los posibles planes de la Comunidad para privatizar el suburbano o algunas de sus líneas empresariales. En este sentido, está previsto que la oposición pregunte por los incidentes que se produjeron durante el verano: el accidente de Loranca, con dos muertos y dos heridos; un siniestro laboral en MetroSur, con un trabajador fallecido; y un choque en el Ramal con una veintena de heridos.