Luz verde al Plan trienal que ahorrará casi 860 millones para salvar el déficit

Valladolid- El Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) dio luz verde, en la tarde de ayer, al Plan Económico Financiero presentado por el Gobierno que preside Juan Vicente Herrera, de cara a plantear unos ajustes que ascienden a casi 860 millones de euros en este ejercicio y los dos siguientes, con el siguiente desglose: en 2012, 366 millones; en 2013, 355; y en 2014, otros 138 millones.

Una noticia acogida con satisfacción por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, quien consideró que este visto bueno no corresponde sólo al documento, de 63 páginas, en el que se detalla el escenario macroeconómico de la Comunidad y se da cuenta de las 69 medidas previstas. Todas ellas, en un contexto «creíble, fiables, realistas, sociales y que se pueden cumplir», para afrontar el objetivo de déficit fijado en el 1,5 por ciento del Producto Interior Bruto para este año. Supone también el «fruto de un trabajo de hace años».

Un escenario «prácticamente en marcha», que prevé menos gastos y más ingresos, pero que parte de un descenso de la recaudación en el trienio precedente del 17,6 por ciento, al igual que de los gastos presupuestados, en ese caso del 15,6 por ciento -sobre todo por las operaciones de capital-, que llevó a Castilla y León a cerrar 2011, con unas obligaciones de 1.162,3 millones de euros -casi todas por los hospitales- y un endeudamiento de 5.476 millones.

Un detallado argumentario para garantizar una austeridad compatible con el «blindaje de los servicios esenciales», para lo que se delimitan varias líneas rojas: «no va a haber cierres de escuelas ni de hospitales, no se rebajará el salario de los empleados públicos -a los que se ha impuesto una mayor carga laboral, pero no se tocarán sus sueldos-, no se sube el tramo autonómico del IRPF, ni se recupera el Impuesto de Sucesiones».

Pilar Del Olmo confesó que «la senda de austeridad que hemos mantenido nos permite que podamos aplicar el bisturí y no tener que sacar la motosierra».

Por el contrario, sí se plantea un mayor esfuerzo fiscal a quienes más tienen, al recuperarse el Impuesto de Patrimonio, que, según el documento, permitirá recibir 39 millones de euros, pero sólo en 2012 y 2013, revirtiéndose en 2014. Además, agregó, pagarán menos IRPF, tasas y precios públicos los que menos tienen, al establecerse ‘techos' para acceder a los beneficios fiscales y a las subvenciones.

La consejera fue rotunda al señalar que «nos adelantamos», al recordar que en los últimos años se han eliminado gastos en la administración, se ha aprobado un Código de Austeridad y se desplegaron tributos como el céntimo sanitario (cuya recaudación finalmente se establece para este año en 100 millones), el impuesto medioambiental de vertidos, la ecotasa, una central de compras o la ampliación de la jornada laboral de los funcionarios, que después ha asumido la Administración General del Estado.

Pilar del Olmo apuntó que el Plan detalla medidas activas, como el impuesto a los hidrocarburos o el de Patrimonio, que centrarán un programa de lucha contra el fraude que también se contempla. «En los impuestos tradicionales se comprueba la totalidad de liquidaciones, además de los hechos imponibles», indicó Del Olmo, quien señaló que, en 2011, se revisaron 34.390 expedientes, que derivaron en un retorno a las arcas públicas de 101 millones de euros, prácticamenta la cuarta parte del total recaudado.

Frenazo a la inversión
Pilar del Olmo remarcó que el compromiso de la Junta es rebajar de forma progresiva el déficit existente, hasta alcanzar un equilibrio presupuestario, en el marco del objetivo de estabilidad. Por ello, no habrá nuevas inversiones este año salvo por cuestiones de cuestiones extraordinarias o urgentes y se reprogramarán otras. Asimismo, el Plan determina que no se celebrarán oposiciones para acceder a la administración autonómica: «no se incorporará a nadie y las jubilaciones no se cubren», expuso.

La responsable autonómica de Hacienda apuntó que ha trabajado en las últimas semanas, de manera fluida, con los técnicos del Ministerio de Cristóbal Montoro, que sí han pedido aclaraciones de algunas de las medidas, pero no de los números que, «desde el primer día han cuadrado».

Del Olmo destacó que sin este documento, Castilla y León no podría acceder al nivel de endeudamiento del 1,5 por ciento del PIB, no podría afrontar la atención de los servicios públicos esenciales ni beneficiarse del mecanismo extraordinario de pago a los proveedores -en particular de Sanidad-, por valor de 1.060 millones de euros. De igual manera, no tendría opción de aplazar a diez años la devolución de 1.900 millones correspondientes a las liquidaciones de 2009 y 2010.

Con estas mimbres, el anteproyecto de Ley de Presupuesto Generales de Castilla y León, que debería haber llegado al Parlamento en octubre, se debatirá en el próximo Consejo de Gobierno, habitualmente celebrado los jueves, aunque en próximo día 24 la Reina Doña Sofía abre AR&PA, en Valladolid.

El portavoz José Antonio de Santiago-Juárez, por su parte, consideró acertado haber prorrogado las cuentas de 2011, porque, lo que secundó Del Olmo asegurando que las comunidades autónomas que dieron por buenas las pautas de la entonces ministra Elena Salgado, deben asumir en estos momentos ajustes superiores al 10 por ciento, entre ellas Andalucía, que pasó el corte «in extremis».

 

Claves
69 medidas
El Plan Económico Financiero, al recibir el visto bueno del Ministerio, permitirá beneficiarse del mecanismo extraordinario de pago a proveedores o de la demora en la devolución de liquidaciones.
Menos gastos, más ingresos
El objetivo pasa por recaudar más y atajar partidas de inversión, frente a la caída en ingresos de los últimos años. Nuevos tributos y ajustes en la estructura laboral y organizativa de la Junta, harán todo esto posible.
Redistribución
Se implanta el Impuesto de Patrimonio -para 2012 y 2013-, pero, mientras, se establece un techo para acceder a los beneficios fiscales y las ayudas, que se mantienen entre las clases más bajas.
Presupuesto
La aprobación del documento facilita que, por fin, se ponga sobre la mesa del Consejo de Gobierno el anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales de Castilla y León. Será, a buen seguro, en la próxima semana.