El reto de izar una bandera azul

Varios municipios de la castigada costa andaluza han realizado un notable esfuerzo para que sus playas merezcan el mayor distintivo de calidad ambiental

El reto de izar una bandera azul
El reto de izar una bandera azul

Las playas españolas siguen a la cabeza en cuanto a lo que a garantía de calidad se refiere. Concretamente, este año de las 3.511 Banderas Azules concedidas por el Jurado Internacional, España ha recibido 605 –521 de playas y 84 de puertos deportivos–. Esto significa que este verano una de cada seis Banderas Azules del mundo ondeará en España.En términos de comparación, este resultado supone un fuerte incremento respecto al año pasado, ya que se traduce en 34 nuevas banderas. Un fruto que nace de la combinación del esfuerzo de inversión pública y colaboración ciudadana, unido a las jornadas de formación impartidas por la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac), con el apoyo de la Fundación Biodiversidad.

Como ha explicado Ana Pérez, de Adeac, «se valoran 29 criterios a la hora de conceder una bandera. De ellos, 20 son obligatorios y nueve actúan a modo de guía, y todos se pueden agrupar en cinco grandes bloques: accesibilidad, calidad del agua de baño, socorrismo, limpieza y educación ambiental».

Con el objetivo de maximizar las posibilidades de adecuarse a estos criterios de valoración, las comunidades autónomas y ayuntamientos llevan a cabo una serie de acciones. En concreto, Andalucía, una de las regiones españolas más turísticas y mejor valoradas, ha recibido este año 79 banderas –66 en playas y 13 en puertos. ¿Cómo conseguirlo?El Ayuntamiento de Barbate (Cádiz), que este año ha recuperado la bandera en la playa de Zahara de los Atunes, manifiesta haber centrado su actuación en la ampliación de los servicios de seguridad y vigilancia, del equipamiento de playa, con puestos de recogida selectiva de residuos y en la intensificación de los servicios de limpieza. Además, también ha mejorado la señalización para dar información a los usuarios, y la accesibilidad, ampliando los aparcamientos para personas con dificultad de movilidad y el número de rampas de acceso. Por su parte, también en la vertiente gaditana de la Costa de la Luz, José Luis Luna, el concejal delegado de Playas del Ayuntamiento de Rota, manifiesta su alegría tras haber recibido ocho banderas azules –cinco en playas, una en puerto, una para el jardín botánico y otra para el centro de interpretación del litoral–.

«Creo que es un buen número, pero debemos seguir trabajando para conseguir que en todas las playas de Rota ondee la Bandera Azul».De ellas, la playa de La Ballena destaca por ser la primera vez que recibe la distinción, mientras que La Costilla, la playa más urbana de Rota con 2 kilómetros de paseo marítimo, y la de Puntalillo, repiten galardón. En general, Luna hace hincapié en «la excelencia de las aguas no contaminadas por ningún vertido, los dilatados servicios de salvamento y botiquín y la adecuación de los accesos a discapacitados que, además, cuentan con servicios vigilados de sillas anfibias para el baño».

Otro de los municipios que más distinciones ha recibido este año es el de Mojácar, en Almería. Con cuatro banderas azules, la localidad almeriense presume de haber realizado numerosas actividades de concienciación social. Proyectos como «Contigo todo el año», con paneles informativos para recordar que la playa debe cuidarse los 365 días, concursos de pintura «Mi Mojacar sostenible» o «Cuida tu playa», o reparto de ceniceros de playa y manuales de prácticas medioambientales de conservación son algunas de sus principales iniciativas.

Sin embargo, como indica María Moreno, coordinadora de Ecologistas en Acción Málaga, «el impacto medioambiental de las playas en algunos casos es muy grave, ya que no se toman en cuenta las agresiones urbanísticas derivadas de la usurpación del dominio público». Según la representante, «sería necesario ampliar la línea libre de construcción de 50 a 100 metros».