Alcaldes «low cost»

Hace tres semanas que los ediles del PP tomaron posesión y ya han iniciado planes de austeridad. Deberán gobernar sin apenas ingresos, limitaciones en la financiación y deudas millonarias.

Alcaldes «low cost»
Alcaldes «low cost»

Son la imagen del cambio, de la renovación que los madrileños votaron el pasado 22 de mayo. Hace tres semanas tomaron posesión de su cargo como alcaldes y, aunque coinciden en señalar que «hay mucho trabajo por delante», tienen claro por dónde hay que empezar: recortando gastos. Los próximos cuatro años los ayuntamientos de Pinto, Alcorcón, Getafe, Aranjuez, Boadilla, Pozuelo, Villalba, Leganés, Boadilla y Torrejón –todos ellos gobernados por el PP– estarán presididos por la austeridad. Sus recién elegidos regidores han anunciado que seguirán el marcado camino iniciado por la «jefa», que en la Comunidad de Madrid lleva reduciendo gastos desde 2008, como medida principal para afrontar la crisis. Todos ellos se estrenan en los sillones de Alcaldía –a excepción de Pedro Rollán en Torrejón que repite como el alcalde más votado de las grandes ciudades de España– bajo la responsabilidad de haber sido elegidos para gobernar en plena crisis. Por ello, lo primero que han hecho ha sido sacar la tijera y recortar todos los gastos prescindibles, empezando por los suyos. En Pinto, Getafe o Leganés se subastarán los lujosos coches oficiales en los que hasta ahora se movían los antiguos alcaldes socialistas del «cinturón rojo»; en Torrejón se han dejado de pagar los teléfonos móviles municipales y en Aranjuez o Boadilla se han acabado las tarjetas de crédito y los viajes a los que sí estaban acostumbrados sus antecesores. Arranca la Legislatura «low cost».

Miriam Rabaneda, Pinto
Bajo amenaza de cortes de luz, teléfono e informática

Miriam Rabaneda asegura que ha heredado un ayuntamiento en quiebra técnica. El martes pasado recibió la noticia de que la cantidad total de liquidez en las cuentas bancarias municipales es de 521.619,35 euros y cada mes el consistorio tiene unos gastos fijos de cerca de seis millones. Pero ésta no ha sido la única sorpresa. Y es que en los últimos siete días, el nuevo equipo de Gobierno ha tenido que hacer frente a facturas con requerimiento de pago inmediato. Por ello han tenido que renegociar un «confirming» (sistema de gestión de pagos acordado por el anterior gobierno socialista) cuyo plazo para abonar 850.000 euros finalizaba hoy. Además se ha pagado «in extremis» a ONO para que, con una deuda de más de medio millón de euros, no cortara el teléfono y el sistema informático; y a Iberdrola, con quien había expirado el contrato para el alumbrado público el pasado 16 de junio. El nuevo equipo de Gobierno ha tenido que diseñar un plan de austeridad de emergencia para reducir en 200.000 euros el gasto corriente municipal y poder pagar las nóminas de junio.

Juan Soler, Getafe
Pendientes de «desencriptar» 28 años de gobierno único

Aunque la deuda de Pedro Castro aún es una incógnita, su sucesor ya calcula que podría sobrepasar los 100 millones. Sin embargo el verdadero reto de Juan Soler es otro: revisar partidas, facturas y contratos realizados por un alcalde que gobernaba casi desde que arrancó la democracia. Para empezar, Soler ha reducido el Gobierno local y se ha deshecho del símbolo del despilfarro getafense, el Audi A8 de 120.000 euros de Castro.

Pedro Rollán, Torrejón
Pionero en quitar todos los teléfonos oficiales

El único que no debuta esta legislatura. De hecho, en la pasada ya inició un duro plan de recorte del gasto con el que se ahorró 60 millones. Ahora ha iniciado el nuevo «curso político» reduciendo gastos que parecían intocables en política: todos los miembros de la corporación municipal se tendrán que pagar el teléfono móvil. Con la supresión del gasto de los 34 móviles del Ayuntamiento, se ahorrará 30.000 euros.

Raúl López, Coslada
Gobernar sin conocer las cuentas desde 2009

El anterior alcalde de Coslada mantuvo los presupuestos prorrogados desde 2009, por lo que los datos sobre la situación económica del Ayuntamiento son aún una incógnita para el nuevo equipo que dirige Raúl López. A la espera de que una auditoría, ya encargada, arroje luz sobre cuatro años de cuentas en las que los gastos y los ingresos nunca han cuadrado, López ultima un gran programa de saneamiento con el que ya ha ahorrado medio millón de euros.

Mª José Martínez, Aranjuez
Alcaldesa y «apagafuegos» en tres semanas

A la nueva alcaldesa de Aranjuez no le han dado un respiro. Su antecesor le dejó una deuda, según el interventor, de 175 millones de euros e impagos que a María Ángeles Martínez le han «estallado» nada más aterrizar. En las tres semanas posteriores a su toma de posesión ha evitado cortes de luz del polideportivo o la comisaría –entre otros edificios municipales– por impagos acumulados a Unión Fenosa. También tuvo que intervenir «in extremis» con la empresa «Toc Toc» para garantizar las actividades extraescolares de verano de 298 escolares; Martínez heredó también varias facturas sin pagar a la empresa «Zurich Seguros», que pusieron en peligro la continuidad del seguro de responsabilidad civil del Ayuntamiento, y una deuda con Correos y Telégrafos que provocó la resolución del contrato. Entre fuego y fuego, la nueva alcaldesa ha puesto en práctica un riguroso plan de austeridad que empieza por ella misma: ha renunciado al coche oficial, a la tarjeta de crédito asignada a Alcaldía a los viajes y las comidas, entre otros «privilegios» del cargo.

Paloma Adrados, Pozuelo
Recorte total a los antiguos «privilegios»

La ex consejera de Empleo y Mujer ha iniciado un proyecto municipal marcado por la renovación y la austeridad. Más de la mitad del equipo de Paloma Adrados debuta como concejal en un Ayuntamiento «marcado» hasta ahora por la investigación de la llamada «trama Gürtel». La nueva alcaldesa ha puesto ya en marcha la «receta Aguirre» de recorte de gastos públicos. Y para ello ha empezado por las va a prescindir del coche oficial, del conductor y de la tarjeta de crédito asignados a Alcaldía. Además reducirá los viajes al mínimo necesario y prescindirá del 35% del personal de confianza. También ha anunciado que los contratos de telefonía móvil se van a renegociar, así como otros contratos municipales.

Antonio González Terol, Boadilla
Caras nuevas y sueldos reducidos de estreno

Junto a Pozuelo, Boadilla es el otro municipio donde la entrada de «caras nuevas» ha provocado la puesta en marcha de una política basada en los recortes de gastos como fórmula de hacer frente a la crisis. Su nuevo alcalde concurrió a las elecciones con una candidatura renovada totalmente respecto a la de sus antecesores, Arturo González Panero y Juan Siguero, ambos imputados en «Gürtel». El debutante Antonio González Terol se ha estrenado reduciéndose su propio sueldo en un 7,2 por ciento y recortando en un 50 por ciento su personal de confianza. Los sueldos de los cargos de confianza bajan a los de 2007 y dietas se reducen un 33 por ciento.

Agustín Juárez, Collado Villalba
Una huelga de basuras como «comité de bienvenida»

A Agustín Juárez le hubiera gustado poder contar hasta diez tras su toma de posesión. Sin embargo, al nuevo alcalde de Villalba le cayó todo el peso de su nueva responsabilidad nada más aterrizar, ya que los trabajadores de la empresa adjudicataria de la basura en Collado Villalba ya habían convocado oficialmente una huelga indefinida desde el 30 de junio por impagos acumulados de su antecesor. Juárez negoció «in extremis» un calendario de pagos con los manifestantes 48 horas antes de la convocatoria. Además, su predecesor, el socialista José Pablo González, ha dejado una deuda de más de 110 millones de euros, a la que el nuevo regidor hará frente con un plan de austeridad «meticuloso y global» para sanear las cuentas.

Jesús Gómez, Leganés
Recortes de personal para pagar gasolina de la Policía

Tras la salida de Rafael Gómez Montoya del Ayuntamiento, el nuevo alcalde, Jesús Gómez, ha tenido que atender a pagos de emergencia para poder mantener el alumbrado público, el servicio de Correos y abastecer de gasolina a los coches de policía, bomberos o Guardia Civil. Pendiente de que una auditoría le detalle la situación económica real del Consistorio (la deuda reconocida por el Ministerio es de 42 millones pero estiman que podría haber otros 48 en facturas pendientes), Gómez ya ha reducido los cargos de confianza y ha anunciado la extinción de la empresa de comunicación, Legacom, una sociedad anónima que se dedicaba a la comunicación del Ayuntamiento y, afirma, ejemplo del «despilfarro» de la anterior época.

David Pérez, Alcorcón
En quiebra técnica y sin posibilidad de pedir créditos

Junto con Pinto, el Ayuntamiento de Alcorcón se encuentra en quiebra técnica. Su nuevo alcalde, david Pérez, ha recibido el informe del interventor municipal que cifra la deuda en 250 millones de euros. De cada 100 euros que se ingresan en el Ayuntamiento, 99 deberían destinarse directamente a pagar la deuda con bancos. Sin margen de maniobra (la ley de financiación les impide pedir créditos), Pérez ha abonado las nóminas del mes de junio y los Seguros Sociales de los mismos. Actualmente centra todos sus esfuerzos en negociar fórmulas de pago progresivas y asumibles con todos los proveedores y bancos al tiempo que diseña un ambicioso plan de austeridad.